La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Nieves Angulo, nangulo.es, post, blog, sociedad, política, actualidad, famosos, escritores, internacional, españa, citas y frases, poemas, biografias, humor.

 

En la sección "blog" podrás leer post de temas muy diversos, como son: sociedad, actualidad, política, internacional, España, personajes, curiosidades, citas favoritas, frases, etcétera.

Todos los temas expuestos, están escritos de la manera más objetiva posible.

¡A leer!

 

Nieves Angulo

 

Desperdicio de alimentos

Publicado 31/08/2016

N.Angulo, nangulo.es, blog, artículo opinión, tomatina, alimentación, Cáritas, desperdicio alimentos, Cruz Roja, comedor social, despacho de alimentos, festejos, Buñol, España, tradición.

 

Todos los años por estas fechas denuncio a través de las redes sociales, de mis propios blog y web, el desperdicio de tomates que se lleva a cabo en la fiesta de la tomatina en Buñol; festejo este que dio lugar a una supuesta "tradición popular" de escaso interés cultural.

Buñol pertenece a Valencia, una de las regiones más afectada por la sequía y sobre todo en verano donde hay muchos pueblos con escasez de agua.

Unos dicen que se emplean tomates no aptos para consumo. Me da la risa; todos los tomates son actos para consumo a no ser que estén podridos y por supuesto los tomates empleados en la tomatina no estás estropeados, ni mucho menos.

Los tomates más maduros para hacer salsa de tomate, gazpachos, sofritos, sopas y un largo etcétera y los más enteros para ensaladas, por ejemplo.

De media se desperdician unas 150 toneladas de tomates que luego hay que limpiar con agua (miles de litros), ese bien tan escaso por esos lares.

¿Cuántas personas podrían alimentarse con estos tomates que se van por las cloacas?

¿Cuántas entidades como cualquier comedor social, despachos sociales de alimentos, Cáritas o Cruz Roja podrían repartir entre los más desfavorecidos estos tomates?

Amigos, con este festejo y unos cuantos vergonzantes más, pongo en duda que España sea considerado un país del Primer Mundo.

Toda mi repulsa hacia este tipo de celebraciones donde se malgastan, derrochan y desaprovechan alimentos o se maltratan animales.

No en nombre de la cultura, no en mi nombre.

Nieves Angulo ©

Lea toda la publicación »

No esperes imposibles

Publicado 30/08/2016

N.Angulo, nangulo.es, blog, opinión, artículo opinión, mentiras, engaños, sociedad, España, amor, amistad, familia, reyes magos, desengaños, dolor, depresión.

 

Sé que la mayoría de las personas que leéis lo que publico por estos mundos virtuales sois gente adulta y curtida en mil y una batallas. Por eso entenderéis parte de lo que voy a escribir y algunos os sentiréis hasta identificados con mi forma de divagar.

¿Os dais cuenta que desde que nacemos nos engañan?

¿Os dais cuenta que nos enmascaran las verdades haciéndonos crear esperanzas que luego resultan ser falsas?

Que si los reyes magos.

Que si el mundo se creó en unos días por un ser superior y benévolo.

Que si el amor es eterno.

Que si nosotras somos princesas a la espera de un príncipe que es lo que merecemos.

Que si ellos deben esperar a la mujer ideal, tan ideal como mamá.

Que si el poder de la amistad es intocable,  duradero y por supuesto leal.

Que si la familia es todo amor y fidelidad a toda prueba que no falla nunca.

Y entonces creces y se te cae el alma a los pies cuando descubres una de las primeras mentiras y sabes que los reyes magos no existen y son tus padres los que hacen magia y con más o menos esfuerzo te regalan todos los años lo que has deseado y lo que ellos creen que necesitas.

Y ves que esta mierda de mundo no lo pudo crear un ser superior  y mucho menos benévolo.

Según te vas haciendo adulto esperas que parte de lo que te dijeron de niño se vaya cumpliendo.

Descubres que nada es eterno y mucho menos el amor.

Esperas al príncipe azul que te prometieron hasta que te sale un callo en las posaderas. Ellos tampoco encuentran a la mujer ideal que les aseguraron que estaba por ahí, aún por descubrir.

Tus amigos se han ido quedando por el camino y ninguno resultó ser tan leal como te dijeron que sería. Por supuesto has ido evolucionando y la mayoría se han quedado atrapados en el pasado o bien evolucionan de otro modo diferente, por lo tanto no hay quien pueda sustentar esa amistad, aunque se intente.

La familia te ha “jodido”, te ha decepcionado una y cien veces más. Les has dado “cuartelillo” y oportunidades…al fin y al cabo es la familia; hay que amarla por encima de todo. Hasta que te cansas de soportar todas las perrerías y decides que aparte de haber nacido por el mismo sitio, pocas cosas tenéis en común.

Entonces te sientes frustrado. Sientes que has fallado. Empiezas a dudar si eres una persona “normal”. Crees que has fracasado.

Pero no, ni vosotros ni yo hemos fracasado, simplemente hemos creído las mentiras que nos contaron. El fracaso es de este sistema , de esta sociedad que se basa en mentiras y hace que los pilares que debían sustentarnos, sean unos finísimos palillos que no sujetan nada, que no pueden sostener nuestro día a día.

Cuando comprendes esto, haces las paces contigo mismo y dejas de esperar imposibles y te preparas para dar la bienvenida a lo que sea que llegue, mientras no te haga sufrir más de lo necesario.

Vas viviendo jornada tras jornada al mismo ritmo de tu respiración.

Nieves Angulo ©

Lea toda la publicación »

El enigma de la quinta cola de bacalao

Publicado 22/08/2016
 
N.Angulo, nangulo,es, blogspot.com, pescado, bacalao, cocina, recetas, misterio, relatos, Iker Jiménez, cuarto milenio, desapariciones, cuentos.
 
Cocinó el primer plato y enseguida encendió el horno ya que el segundo plato era pescado al horno.
Preparó primorosamente el pescado en cazuela de barro, capa de cebolla, capa de rodajas de tomate y por último colas de bacalao, cinco en total, salpimentó y esperó a que el horno alcanzase la temperatura adecuada.
Sabe que eran cinco colas de bacalao porque desde hacía años pesaba todo lo que comía para no pasarse de 900 calorías.
Metió la cazuela en el horno y puso el reloj 10 minutos, no necesitaba más. La mesa ya estaba puesta con lo cual ella y él comenzaron a comer el primer plato.
Sonó el reloj del horno y lo apagó, abrió un poco la puerta del horno para que saliese calor y no arrebatase el pescado.
Él sacó la cazuela de barro, la puso encima de un salvamanteles y et voila, solo había 4 colas de bacalao.
¿Dónde fue a parar la otra cola?
Ambos se devanaron los sesos y se cuestionaron ¿Habría cinco colas de pescado?
Ella recuerda perfectamente que lavó cinco piezas, que salpimentó cinco piezas, que colocó de forma contrapeada cinco piezas. Él recuerda que congeló cinco colas de bacalao que coincidían en el peso con los gramos que debían tomar.
Miraron la basura, el fregadero, el horno...todo. ¿Dónde fue a parar la otra cola?
Llevan dos días dando vueltas a la cabeza y pensando. A ella se le ha ocurrido que algún gato del vecindario se haya colado en su cocina con la agilidad característica de que hacen gala los felinos y se haya zampado una cola de bacalao... ¿Y una rata? Pero en su casa no hay ratas ¿O sí?
Por último bromean (muy seriamente) entre otras cosas, con escribir a Iker Jiménez a ver si resuelve el enigma.

Nieves Angulo ©

 

Lea toda la publicación »

Estamos en guerra

Publicado 16/07/2016

Nieves Angulo, nangulo.es, atentados terroristas, Niza, Europa, Norteamerica, musulmanes, burka, ablación, democracia, pacifismo, terrorismo, guerra, Nostradamus, espias, espionaje, servicios de inteligencia, Francia, España, Europa.

 

Ya lo profetizó Nostradamus en una de sus cuartetas, ya advirtió que cambiaría el modelo de guerra según se conocía.

Tanto a Norteamérica como a Europa, se les ha ido de las manos este asunto musulmán, con tanta permisibilidad y tanta falsa democracia. La democracia y la libertad es algo muy distinto.

Sabéis que no me importa llamar al pan, pan y al vino, vino. Tampoco me importan las críticas y no ser políticamente correcta.

Cuando he viajado a países musulmanes, he tenido que acatar sí o sí sus leyes, sus reglas, sin que les importase por su parte que yo fuese una mera turista. He tenido que taparme, he tenido que descalzarme, no he podido beber una copa si me apetecía y por ser mujer, me han sido vedados muchos hermosos lugares.

Cuando los musulmanes viven o viajan fuera de su entorno, que se apliquen el cuento…ya no están en sus países, ya no rigen sus reglas, tienen que acatar las reglas del país que visitan o en el que viven, nadie les llamó, llegaron libremente.

Sin embargo y dada la doble moral y la hipocresía, se les ha dado cancha. Lleven ustedes burkas, practiquen ablaciones, lleven velo, ninguneen a las mujeres y un largo etcétera.

Esto ocurre porque hay intereses creados por parte de los políticos occidentales, a saber: venta de armas, compra de petróleo, entrenamiento militar a terroristas, aunque luego sean los enemigos públicos número uno y otro largo etcétera.

En esta doble moral política, el que sufre es el ciudadano medio que se encuentra desprotegido bajo la amenaza y ejecución de estos animales que no tienen apego  a su vida y mucho menos a la vida de los demás.

Mientras tanto nos bombardean con anuncios publicitarios para que ayudemos a los niños que pasan hambre, a los refugiados que están en campos, con la pretensión de conmovernos y de tirar de nuestras carteras, parece ser que no pagamos suficientes impuestos, parece ser que los ciudadanos somos los culpables de la mala praxis de la clase política y por supuesto siempre pagamos los platos rotos, o bien siendo víctimas de sangre o bien sangrándonos los bolsillos doble o triplemente.

Me hace “gracia” que siempre que hay una masacre, las autoridades digan que tenían bajo vigilancia a no sé cuantos musulmanes…señores, no es vigilar, es echarlos sí o sí del país, sobre todo cuando son retornados, cuando se sabe que han estado en Siria o países en conflicto.

Me importa una mierda si han nacido en Francia, España o cualquier otro país no musulmán.

La cabra, siempre tira al monte. Son muchos siglos de comedura de “coco” y fanatismo para que no pasen de generación en generación y se asiente en las mentes de estos criminales.

Me conmueven estas masacres, pero no me siento culpable, para nada.

Que quede claro que en este artículo me refiero en todo momento a aquellos musulmanes que según los servicios de inteligencia están bajo vigilancia y no a los musulmanes en general, creo que se da por hecho. En todo el mundo hay personas maravillosas y pacifistas, profesen la religión que profesen y los que no profesan ninguna.

Espero que vosotros, lectores, tampoco os sintáis así, aunque el cometido de los políticos sea desestabilizarnos y hacer que nos  sintamos mal por todas sus meteduras de pata, por su egoísmo y ambición desmesurada.

Yo hoy tampoco diré soy Niza, porque mi sufrimiento cubre otros muchos países y ciudades y no tendría espacio suficiente para solidarizarme uno por uno.

No olvidéis que estamos en guerra, aunque ahora lo llamen “atentados terroristas”.

Nieves Angulo ©

Lea toda la publicación »

En civismo, cero.

Publicado 30/06/2016

Nieves Angulo, nangulo.es, fiesta, desastre, suciedad, civismo, calle, vandalismo, urbanismo, contaminación, España, Japón, cultura.

Una ciudad dice mucho de sus habitantes,  de su cultura y educación o bien de la falta de esos valores.

En un lateral de mi bloque está el Barranco de las ovejas que terminaron de sanear y reconstruir el año pasado y estuvieron con él ni se sabe el tiempo.

En ambos lados del barranco hay unas balaustradas  de contención  en piedra y encima  unas losas de la suficiente anchura para que muchas personas se sienten.

Ahora mismo están reponiendo parte de estas losas que los ciudadanos ven a bien robar o destrozar, sin tener en cuenta, o si lo tienen en cuenta no les importa, que los ciudadanos pagamos con nuestros impuestos su manutención, reposición y/o arreglo.

Mientras duraron las obras, muchos vecinos tiraban al agua del todo, sofás, sí, sofás, basura diversa y un largo etcétera.

Ahora que está terminado, en las fiestas de San Juan, los que tiran petardos, los explosionan en el agua, sin tener en cuenta a los peces que habitan allí y no son niños, también hay adultos haciendo esta atrocidad.

Construyeron un bonito puente y muchos vecinos se llevaron los cristales de colores y otros hicieron gala de su vandalismo al pintarrajear dicho puente.

Mientras parte del dinero va a estos arreglos que se podían evitar sino hubiese ciudadanos sin conciencia, a lo mejor este dinero podría emplearse en comedores o viviendas sociales, por ejemplo.

También enfrente de casa tengo una pequeña playa. Para acceder a ella hay que cruzar un puente de hierro y madera. Lo fabricaron hace pocos años en vista de que los vecinos se jugaban la vida cruzando las vías del tren. Buena idea el hacer un puente y mala idea que algunos vecinos se estén llevando las tablas de madera tanto de las barandas como del piso del puente, también los hay que las prenden para hacer alguna fogata nocturna. Las papeleras a veces están vacías, mientras que la arena de la playa está llena de suciedad. Os podéis imaginar que a esa playa no voy aunque la tenga al lado de casa. A veces voy en otoño cuando ya no va gente y paseo pero sin meterme en el agua y desde luego bien calzada.

Hay varios parques cercanos a mi barrio, uno de hecho está justo debajo de mi casa. Otro parque está a la izquierda y hay que caminar para acceder a él, cosa que se evitaría con otro puente para peatones. Pero no es del acceso de lo que quiero tratar, sino del propio parque. Hay un pequeño estanque con peces de colores. Una mañana de domingo, paseando con mi pareja, veo con estupor que un niño y su padre tenían unas pequeñas redes con mango o reteles y andaban a la pesca de los peces. Nos quedamos asombrados. O sea, que papá estaba enseñando al niño a robar unos peces de un estanque público. Al rato los vimos salir del parque muy satisfechos y sonrientes, con varios de estos pececillos metidos en una bolsa. Qué bien, pensé, subvencionamos el acuario de este señor y su hijo.

La ciudad donde vivo desde hace años, lamentablemente y siento si ofendo a los autóctonos, es una ciudad sucia.

Diariamente veo como la gente tira al suelo todo tipo de basura, chicles, cáscaras de pipas, mondas de frutas, pañuelos de papel y un largo etcétera. Por no hablar de las heces de los perros que muchos no recogen y los peatones tenemos que andar sorteando para no pisarlas. Los bordes de los portales huelen a orines que da repugnancia, sobre todo en verano. Por cierto y hablando de perros; siempre me he preguntado por qué los gatos hacen sus necesidades en las casas y los perros no.

Los perros son mascotas y tienen dueños, creo honradamente que no tenemos que soportar los que no tenemos mascotas, olores, heces y un largo etcétera, creo también que los propietarios deberían tener unos cubículos y acostumbrar a sus perros a defecar y orinar en ellos, como hacen los gatos o bien ponerles unos pañales. No os asombréis, ya hay muchos países que obligan a los dueños a poner a sus mascotas pañales y se venden en muchas tiendas. ¿Por qué en vez de enseñarles a no mear ni defecar en sus casas, les enseñan a no hacerlo en las calles? Una ciudad no es un váter para perros, o sea, para que los dueños de los perros tengan sus casas impecables, el resto de ciudadanos tenemos que tolerar olores y heces en las calles, no lo entiendo, francamente.

En muchas de las playas alicantinas retiraron las duchas  y las cambiaron por limpiapiés en vista de que muchos ciudadanos aprovechaban las duchas para llevarse gel y champú e higienizarse allí en vez de hacerlo en sus casas. Al final y como siempre, pagamos justos por pecadores.

Omitiré adrede la contaminación acústica, porque daría para otro post. El alicantino es ruidoso por naturaleza.

Creo que España en general, no ganaría un concurso de higiene y esto, como ya he escrito al principio de este post, dice mucho en cuanto al civismo de sus habitantes.

Como siempre, generalizo, habrá gente muy cívica, pero no es lo que muestra este país.

 

Nieves Angulo ©

 

Lea toda la publicación »

Los olvidados, los invisibles.

Publicado 23/06/2016

 

Nieves Angulo, nangulo.es, España, migración, dolor, desamparo, guerra, gobierno, política, desahucios, hambre, paro, suicidio.

Existe un colectivo en España, al cual pertenezco y no por mi gusto, que aumenta de manera exponencial.

Este colectivo está compuesto de  personas olvidadas, invisibles. Habitan en un limbo, en tierra de nadie en cuanto a legislaciones  y demás. Tienen la impresión de haber llegado tarde a algunas cosas o demasiado pronto, pero nunca en el momento adecuado para verse beneficiados.

Están en una edad donde todavía les quedan unos años para la jubilación, así es que son considerados “jóvenes”, pero no obstante, son  “viejos” para acceder a un empleo.

Normalmente han cotizado desde edad temprana, de adolescentes o apenas recién comenzada la juventud, al menos este es mi caso y el de mi pareja.

Ambos trabajamos y con ese esfuerzo nos pagamos los estudios superiores, los que no son de enseñanza obligatoria ni gratis.

Comienzan las crisis y a este colectivo les pilla en edad madura.

Nadie los contrata, nadie requiere de sus servicios, nadie  necesita de su experiencia y profesionalidad.

Comienza la debacle. La vida se convierte en un desastre que poco a poco se aproxima al horror.

El horror no es ver a niños pasando hambre, guerras, catástrofes naturales, no, ese es otro sentimiento. Eso les ocurre a otros, eso causa pena o desazón, pero la vida continúa.  El horror es diferente, se vive, se palpa, te encoge el estómago, te impide dormir, te causa pesadillas, te envejece prematuramente. Esto es el horror.

Algunas personas pertenecientes a este colectivo,  optan por hacerse autónomos y emprenden una vida como pequeños empresarios; pero antes de llegar a esa situación, aceptaron trabajos nefastos, que no empleos, puesto que nadie les contrata. La mayoría de los trabajos que desempeñan nada tienen que ver con su formación, con aquello que estudiaron, con aquello para lo que se prepararon;  pero hay que comer, hay que pagar una vivienda para no dormir al cielo raso, hay que pagar facturas. La compañía de la luz no espera, el suministro del agua o del gas te lo cortan, si no pagas.

Sigue pasando el tiempo. Se pierden esos trabajos de mierda, se pierde la pequeña empresa y vuelta a trabajos que rayan la esclavitud y que  no te aseguran la tan necesitada remuneración.

Y continúa el desastre.

En el cerebro de muchas de estas personas  se va asentando, posicionando furtivamente, un cáncer. Como todos los cánceres, les va carcomiendo, les va restando fuerzas, les va minando las ganas de vivir y pasa factura al cuerpo. No duermen, padecen múltiples dolores, temblores; este cáncer tiene nombre “DEPRESIÓN”.

Unos deciden no salir a la calle ¿para qué? Otros por el contrario siguen saliendo esperanzados, deseando que la suerte les acompañe y que les permita trabajar para llevar dinero a casa.

En este devenir algunos perderán sus casas por no poder pagar la hipoteca o el alquiler.

Finalmente este colectivo, decide que ya es hora de que el Estado les devuelva parte de lo pagado durante años con sus impuestos. No piden dádivas, piden justicia.

Se llega al limbo; comienza el recorrido para solicitar pensiones y año tras año se las deniegan, porque año tras año añaden una nueva ley que impide el acceso a esas pensiones: “Es que no está en el paro. Usted no cotizó lo suficiente. Usted cotizó por cuenta ajena antes de los años 80 así es que no le corresponde ninguna pensión ¿Y mis años de autónomo? Preguntarán algunos. Este detalle no lo contemplan las leyes a la hora de acceder a una pensión, no tiene derechos”.

Un consejo. No te hagas empresario, no te hagas autónomo, no seas emprendedor. Solo vas a existir para acrecentar las arcas del Estado, pero realmente, no eres nada, no eres nadie.

Les  deniegan una y otra vez lo que les debería pertenecer por legitimidad.

Este colectivo se da cuenta que en el sorteo que es la vida, es más fácil que les caiga en “suerte” el terminar sus días durmiendo en un cajero, comiendo en un comedor social y vistiendo gracias a entidades privadas, a que les toque un dinero proveniente de esos otros sorteos y loterías.

Alcanzan la certeza de que del limbo en el que viven, caerán en el infierno y no llegarán al cielo. Metafóricamente hablando ya que creo que de existir cielo, infierno y limbo, están aquí, en la tierra

¿Alguno de los nuevos partidos políticos tiene en su programa electoral acabar con esta injusticia?

La respuesta es no.

Pero sí contemplan en sus programas electorales el seguir ayudando a personas provenientes de otros países. Milagrosamente entre tanto recorte siempre hay una o varias partida/s de dinero para “solidarizarse” con estas personas. Que está muy bien, hay que ser humanos, pero considero que la caridad, la humanidad empieza en casa. No se debe dejar sin alimentos, vivienda, sanidad a los ciudadanos de tu país, para dárselo a otras personas que entre otras cosas huyen de guerras y penalidades que ni ellos ni nosotros  hemos buscado y mucho menos provocado. Es triste, es penosa esta situación, pero este colectivo, los olvidados, los invisibles, no tienen la culpa ni deben pagar por la mala praxis de los políticos al no saber administrar las arcas públicas.

Amigo lector ¿Si tus hijos pasan hambre, sino tienes posibilidad de llevar alimento a tu casa, darías de comer a tus vecinos, en vez de a tu familia?

No lo creo a no ser que seas imbécil. Pues esto es lo que hace nuestro gobierno consensuado por el resto de políticos, demostrando de este modo su irresponsabilidad e ineficacia.

Por este y otros motivos no creo en la clase política, todos pertenecen a un mundo irreal.

Seguid votando a esta gentuza mientras este colectivo invisible, olvidado, van derechos a la muerte.

Unos se quitarán la vida llevados por la desesperación, a otros la propia sociedad les irá eliminando poco a poco y de estas desgracias nunca se harán eco los medios de comunicación.

Nieves Angulo ©

Lea toda la publicación »

El alquiler de vivienda, es una opción

Publicado 10/06/2016

Nieves Angulo, nangulo.es, alquiler vivienda, inmobiliarias, fraude, especulación, venta vivienda, ciudades, España, Estados Unidos, Europa, Premios Nobel, Robert Shiller.

 

En España, por costumbre, siempre se vivió de alquiler, práctica por otro lado extendida a nivel mundial, de hecho los alquileres pasaban de padres a hijos con las mismas condiciones de contrato.

Muy pocos españoles tenían vivienda propia.

Esto ocurría más o menos antes de la década de los 60 del pasado y cercano siglo XX, en que ésta sana y sensata costumbre fue desapareciendo debido a que las personas huyeron de sus pueblos, abandonando los campos y sus labores agropecuarias, fueron vendiendo sus tierras y empezaron a comprar pisos en las ciudades, uno para vivir y otro/os como posible inversión, aunque yo denominaría especulación, pero este tema sería para escribir otro post.

Con el paso de los años las buenas gentes se fueron metiendo en hipotecas imposibles, pagando por pisos de mierda y en barrios que no les gustaban, precios desorbitados e intereses altísimos, pero el caso era tener vivienda propia.

Según ha ido transcurriendo el tiempo se ha sabido que los precios llegaron a alcanzar una sobrevaloración de más del 80% sobre el precio real.

Las personas que como yo, no hemos querido nunca tener vivienda propia y sí preferido vivir de alquiler en barrios que nos gustaban y pagando por los mismos precios asequibles a nuestros bolsillos, hemos sido mirados como bichos raros, insultados y demás,  pero eso no es lo peor, lo increíble es que hemos sido y somos catalogados como ciudadanos de segunda categoría.

Tienen la extraña idea de que las personas que vivimos de alquiler, nos metemos en cualquier tugurio, que no tenemos el concepto de hogar y nos da igual 8 que 80, es por eso que a la hora de alquilar, tanto los propietarios como las inmobiliarias alquilan pisos vergonzosos, en condiciones insalubres, sucios, deteriorados y un largo etcétera, pretendiendo a la vez que el inquilino arregle esas porquerías y posteriormente cuando finalice el contrato, devuelva el piso en mejores condiciones, para que los propietarios suban el alquiler al siguiente inquilino sin haber gastado un céntimo en su mantenimiento.

Para más cachondeo a los propietarios les extraña que algunos inquilinos les deterioren la vivienda. Como dice un dicho popular: “Manos que no dais, qué esperáis”.

Añadiré que el alquiler sigue siendo una opción apropiada tanto en USA como en el resto de Europa, sobre todo en países donde hay mejor nivel de vida que en el nuestro.

Gente con mucha “pasta” sigue prefiriendo el alquiler como opción para vivir.

Eso sí, las inmobiliarias sobre todo de EEUU han espabilado y exigen a sus clientes que antes de poner su vivienda en alquiler, le hagan un lavado de “cara” y no entreguen viviendas en las que ellos, los propietarios, no vivirían. Que aprendan la lección las inmobiliarias españolas donde su máxima es el todo vale.

Señores/as propietarios de viviendas que alquilan o pretenden alquilar en un futuro. El alquiler es una opción tan válida como la adquisición de una vivienda, esto no hace a los futuros inquilinos gente de una especie inferior, así es que trátenlos con el máximo respeto y pongan en alquiler viviendas dignas, con un mantenimiento adecuado, con las paredes pintadas y saneadas, en fin, un piso donde ustedes vivirían a gusto.

El alquiler es un negocio más, una transacción mercantil, oferta/demanda.

Por ejemplo, las empresas de alquiler de coches, revisan su parque automovilístico y no alquilan vehículos que no estén en perfecto estado porque saben que si no es así, no los alquilan; los clientes exigen y están en su derecho, un automóvil en condiciones y no que les pueda ocasionar un accidente.

Alquilar una vivienda debe hacerse del mismo modo.

Futuros inquilinos, rechazad las viviendas en mal estado y que los propietarios empiecen a comer ladrillos o bien que se los metan por el culo.

Os dejo un enlace muy interesante sobre la opinión del premio Nobel de Economía, Robert Shiller, titulado: ¿Por qué no deberías comprarte una casa?

Al final resulta que después de tantos años de lucha defendiendo la opción del alquiler, de aguantar insultos y faltas de respeto, yo no estoy equivocada y los demás si y me lleva la razón nada más y nada menos que un premio Nobel.

 

Nieves Angulo ©

Enlace: ¿Por qué no deberías comprarte una casa?

Lea toda la publicación »

No entiendo

Publicado 03/06/2016

Nieves Angulo, nangulo.es, N.Angulo, mascotas, perros, gatos, España, amor, solidaridad, altruismo, bienes sociales, humanidad, personas, niños de la guerra.

No entiendo un mundo donde se lucha por el derecho de los animales, pero se abandona a los bebés en contenedores de basura.

No entiendo un mundo donde las personas tienen un animal de compañía, pero dejan a sus mayores en una residencia para poco a poco, espaciar las visitas hasta finalmente olvidar su existencia.

No entiendo un mundo donde se publica en las redes sociales fotografías de animales masacrados pero ni una sola de niños a los que obligan a matar y portar armas desde los 6 años.

No entiendo un mundo donde se lleva a la mascota a la peluquería y sin embargo se mira con desprecio a una persona sin techo, eso en el supuesto de que se le mire, lo normal es ignorarlo.

No entiendo un mundo donde se anteponen las necesidades de un animal a las de un ser humano.

No entiendo un mundo donde leo o escucho: “quiero más a mi mascota que a las personas”.

No entiendo un mundo donde hay gente que habla con su mascota, que por cierto, nunca le va a contestar ni rebatir, pero no dialoga con sus semejantes.

A estas personas las diría que está bien amar a los animales, protegerlos etcétera, pero sin despreciar ni abandonar a las personas, es decir, a su propia especie.

A estas personas las diría que está bien llevar al perro a la peluquería, pero que está mejor llevar un bocadillo a un indigente, o ropa o una comida caliente y sobre todo unas palabras de aliento.

A estas personas las diría que está bien adoptar a un animal, pero que estaría muy bien hacer un trabajo social o un voluntariado, por ejemplo: servir y ayudar en un comedor social, leer a una persona anciana o invidente, visitar residencias de ancianos, etcétera.

A estas personas las diría que está bien llenar las redes sociales pidiendo ayuda para los animales, pero que estaría igual de bien concienciar a sus contactos para pedir que no se abandonen a las criaturas que están siendo esclavizadas sexualmente. Que no abandonen a su suerte a los niños a los que mantienen bajo el efecto de las drogas para hacer de ellos unos asesinos despiadados. Que llenen sus espacios virtuales pidiendo firmas para que acabe la desnutrición infantil en el mundo.

A estas personas las diría que está bien amar a los animales, pero nunca, nunca, más que a un ser humano por muchas decepciones o disgustos que les hayan causado.

A estas personas las diría que si tienen una mascota porque se sienten solos, se rodeen de otros seres humanos que también sufren de soledad.

La  vida, amigos míos, no es fácil y hay que dialogar aunque se discrepe, aguantar críticas, enfadarse para luego reconciliarse, esa es la vida y por supuesto solo se vive plenamente con otras personas.

Se puede coexistir en perfecta armonía teniendo una mascota, pero sin aislar y descuidar a tus congéneres.

Obviamente en este post no generalizo. Mis palabras van dirigidas en exclusiva a todo aquél que se sienta agredido por estas líneas escritas, señal de que tiene mucho en lo que pensar si se ve reflejado en mi exposición.

Nieves Angulo ©

Lea toda la publicación »

Pon tus barbas a remojar

Publicado 11/02/2016

Nieves Angulo, nangulo.es, http://nieves-angulo.blogspot.com.es/, envidia, crítica, bulos, sociedad.

Me atrevería a decir que todos alguna vez en la vida nos hemos cruzado con personas que critican por deporte.

Posiblemente en un principio, al menos a mí me ha pasado, nos lo tomamos a broma, lo vemos gracioso y como parte del carácter de esa persona, de hecho nos cuesta creer que esas críticas, que esa “sacada de pellejo” contenga malicia. Quizá esto sucede porque el amigo/a nos cae bien y no queremos mirar de manera malsana ese “defectillo”.

Pero el tiempo pasa y sigues observando que tu amigo se  crece, que ya critica a todo dios, parientes, compañeros de trabajo, vecinos y amigos comunes y ahí, en los amigos comunes es cuando “te pica algo”, cuando empiezas a sentir cierta  incomodidad. No  te gustan esas críticas sobre todo cuando te da una información gratuita que tú no has pedido y esa información está acompañada de un ahorcamiento o linchamiento hacia ese amigo común.

El tiempo sigue pasando y vas concluyendo que si a tanta gente pone “verde”, sin piedad, es raro que no lo haga contigo a la mínima ocasión, es más, quién te dice que cuando habla con otras personas no pone en tu boca cosas que no has dicho, simplemente por haber sido un mero oyente.

Entonces algo cambia, ya no te hacen gracia sus críticas, ya no te hace gracia que no deje “títere con cabeza”, ya no te hace gracia que te cuente intimidades de otras personas que tú no has pedido y que esas intimidades vayan acompañadas de comentarios malintencionados.

Cambias el chip y comienzas a cambiar de conversación cada vez que escuchas hablar mal de otra persona. Cada vez que comenta sobre su marido o mujer, sobre sus hijos, sobre gente de su pueblo o ciudad. Ya no te hace gracia, ya de hecho, te incomoda mucho y vas viendo que no tienes nada en común con esta persona y te arrepientes de haber dejado que entrase en tu vida.

La persona criticona, se da cuenta de tu cambio de actitud, ya no te ve como ese/a colega que escucha sin rechistar. Nota que ya no ríes sus gracias ni sus comentarios, nota que cambias de conversación y entonces…

Pon tus barbas a remojar porque vas a ser la/el siguiente damnificado/a, si no lo eras ya.

Estas personas, son peligrosas.

Entran en tu vida de forma zalamera y lisonjera, parecen personas sinceras y llegas a creer que te aprecian sinceramente.

Estas personas no aprecian a nadie.

Si son capaces de hablar mal de su familia, de sus allegados ¿qué dirán de ti?

Lo dicho, despréndete de estas personas, son tóxicas, son malas y son “encantadoras de serpientes”.

Suelen caer muy bien y normalmente tardamos en darnos cuenta de su maldad, porque su mal hacer no acaba con la crítica, van más allá.

Estos personajes tienen un denominador común; su vida es gris, incompleta y por ende frustrante, sin embargo se muestran sonrientes, simpáticos y cercanos, pero lo cierto es que necesitan vivir a través de otros, como además son envidiosas, necesitan sacar defectos para valorar su propia existencia ya de por sí, bastante miserable.

Posiblemente pierdas amistades en el camino. Posiblemente hay personas que creen en el insano más que en ti, pero no pasa nada, si la gente te da de lado sin al menos comprobar la veracidad de la información que les llega por parte del criticón, es que no eran tan amigas como aparentaban y no te merecen.

Yo  con las últimas “amistades” con las que me crucé de estas características, tuve suerte, antes de echarlas de mi vida, me echaron ellas a mí.

 Agradezco el favor.

Nieves Angulo

Lea toda la publicación »

¿A quién le importa?

Publicado 19/01/2016

 

Nieves Angulo, nangulo.es, tendencia sexual, sexualidad, Paco León, bisexualidad, homosexualidad, heterosexualidad, televisión española, Bertin Osborne, en tu casa o en la mía, telecinco, gay, elmundo.es, prensa rosa.

 

Leo en la prensa que mañana saldrá en un programa de TV1 una confesión del actor Paco León.

Como no soy seguidora del cine español ni de sus series, he de decir que a este actor solo le vi en el programa “Homo zapping” hace muchos años y me partía la caja con sus imitaciones.

Después de este pequeño inciso, retomo el tema del que quiero hablar.

Este señor confiesa su bisexualidad. ¿Y?

Me vuelvo a hacer una pregunta: ¿De verdad esta información le interesa a alguien a estas alturas de la vida?

Por favor, estamos en el siglo XXI, cuando ya se han traspasado (por suerte) ciertas barreras, cuando no es necesario abanderar nada porque ya está asumido por la gran mayoría de los ciudadanos del mundo.  

Me parece cuanto menos absurdo y una manera más de intentar llamar la atención, que esta información vea la luz y sobre todo que esté en la portada de un periódico o de varios.

De momento hoy ya ha conseguido notoriedad ya que ocupa algunas portadas y ha sido el inspirador de este post ¡Bravo, Paco!!

¿No hay otras noticias de interés con las que llenar las páginas de los diarios, horas de televisión o radio?

Vuelvo a reiterar que a las personas a las que solo nos preocupa si vamos a poder pagar el alquiler, la hipoteca, el agua, la luz y un largo etcétera, nos importa una mierda la vida de los demás y sobre todo dónde la mete este señor y con quién se lo hace.

Que yo sepa el que este señor sea bisexual no hará que bajen de precio el pan, la luz, el teléfono, la gasolina ¿o sí?

Parece una moda (que ya dura, por cierto) salir en los medios contando algo que nadie  ha preguntado y que a las personas medianamente "normales" no les interesa.

Si tantas ganas tiene de confesar que se vaya a una iglesia y se arrodille delante de un confesionario y se lo cuente a un cura, creo que para eso están los confesionarios para que las personas se explayen. Hacerlo en otros medios, son ganas de protagonismo y de llenar hojas y hojas de papel cuché, para entendernos, de revistas del colorín.

Pues nada, vamos a contar todos,  nuestras intimidades:

Que tenemos consoladores con nombres de actores o actrices.

Que nos lo hacemos en la bañera con un patito.

Que el agua del bidé nos pone cachondos/as.

Que vemos porno.

Que cuando ponemos la freidora tenemos un orgasmo espontáneo.

Y la peor de todas las vergüenzas, que somos HETEROSEXUALES y parece ser que unos retrógrados.

Sé de varias cadenas de televisión que si no han contratado o dado un puesto fijo a este señor, no tardarán en hacerlo. Qué no se desanime que trabajo siendo bisexual no le faltará ya que las plantillas de currantes de estas cadenas, se nutren de un alto porcentaje de bisexuales y homosexuales, al menos los que salen en pantalla, si además es buen actor, según dicen, mejor que mejor.

¿Será por lo que nadie nos contrata para currar a mi santo y a la que suscribe desde que cumplimos los "taitantos"?

En fin, que ya es un tema cansino.

De verdad, metedla o que os la metan donde os dé la gana, pero por favor, mantenednos al margen de la información.

El contar las intimidades en público, me parece cuanto menos anacrónico.

¿No será que en el fondo estas personas que se creen tan “in” en realidad son “out” y están llenas de prejuicios?

Si consideran normal su tendencia sexual ¿Por qué la cuentan?

 

Nieves Angulo

 

Lea toda la publicación »