La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

En el mar

Publicado 15/06/2011

Nieves Angulo, nangulo.es, relatos cortos, en el mar, engaño, pareja, infidelidad, interpretacion de los sueños.Mi marido se empeñó en alquilar un yate para los días de vacaciones, sabía que me mareo en el mar, quizá lo hizo por eso, por joderme y fastidiarme. Le ha salido el tiro por la culata, solo me he embarcado tres días y elegí éstos porque el mar estaba como una balsa, casi parecía un lago.

Tuvo la desfachatez de invitar a su amante, está en otro hotel, pero les he visto juntos cuando pasean o se embarcan en el yate, allí están a gusto, sin testigos molestos y a salvo de mis miradas inquisidoras.

Mi matrimonio está dando sus últimos coletazos, mi marido lo sabe y yo también, si algún día me quiso ese día está muy lejano, yo si le quise y mucho, por eso no pienso en una separación, todavía tengo esperanzas, ¡que tonta! ¿verdad?

El sabe que le puedo dejar en la ruina si nos divorciamos, no tenemos separación de bienes, todos nuestros amigos y conocidos están al tanto de nuestra vida, no ignoran que yo mantuve la casa durante años cuando se empeñó en terminar la carrera de arquitecto, que todo el dinero y sus triunfos del presente los logró gracias a mis sacrificios del pasado. Ahora le estorbo, quiere savia nueva, su madura mujer no queda bien en sus nuevos planes de vida, no puede divorciarse para irse con su amante y lo sabe.

¿Habrá alquilado el yate para deshacerse de mi, para tirarme por la borda y así tener vía libre? No, él sabía que no me iba a embarcar muchos días porque me mareaba; entonces ¿cuáles son sus planes? Está claro que sus planes son pasar el mayor tiempo con su amante y ese tiempo y esa intimidad solo la consiguen en el barco.

Un día llegó descompuesto jajaja ¡cabrón! El que se mareó fue él y me alegré infinito.

Hace un día maravilloso, excelente para salir a navegar. Hoy me voy a embarcar, el yate está anclado en el muelle deportivo, hoy seré yo la que disfrute de la mar calma. Se tendrá que quedar en el hotel de su amante si no quiere llamar la atención. Ya no disimula el desprecio que siente hacia mi, no me habla apenas y estoy sola, escasamente hacemos alguna comida juntos y muchas noches no viene a dormir, pero no pienso regresar a casa, seguiré de vacaciones.

En días como este, tan plácidos, realmente es una delicia estar en el mar, lejos de todo y de todos, sin ruidos, sin contaminación, solo oyendo a las gaviotas.

Oigo un ruido detrás de mi, me vuelvo a mirar por encima de mi hombro y ¡oh!...¿seré torpe? me he caído por la borda y estoy sola.

Me he golpeado al caer y me siento aturdida, ¿qué sería ese ruido? Bueno, tranquila, estoy en el agua y debo subir al yate.

El yate se está alejando, ¿será que he perdido la conciencia durante algunos segundos debido al golpe? No me preocupo soy buena nadadora, por otro lado ¿con qué me he golpeado? Sigo algo aturdida, no tengo las ideas claras...el yate se sigue alejando y por más que braceo no lo alcanzo.

Me empiezo a cansar, me duele la cabeza y los brazos...relax...moveré solo las piernas y me impulsaré.

Ya no veo la embarcación.

Me duele el pecho.

He tragado agua, me ahogo...me hundo.

Debo tranquilizarme, me haré la muerta, me tumbaré boca arriba y dejaré que las propias olas me impulsen, así descanso, así me relajo.

No puedo tranquilizarme, me duele mucho la cabeza y ahora lo veo claro, me han golpeado por detrás, no me he caído por la borda sola sino debido al golpe, ha sido él, el hijo de puta. Si muero lo tiene fácil, no sospecharán de él puesto que me embarqué sola, solo tiene que volver a la orilla y dentro de muchas horas denunciar mi desaparición...¡que cabrón!!

Tranquila, relájate, no gastes energías, déjate llevar, déjate llevar...no puedo, me canso, me duele la espalda, voy a nadar otro rato, no me responden las piernas las tengo entumecidas...Se ha salido con la suya, me dejo hundir, no es tan malo...estoy cansada.

¡¡Que pesadilla, ha sido un sueño!!, me he orinado en la cama debido al miedo. Son las cuatro de la mañana y tengo que cambiarla de arriba abajo, pero no importa, sonrío tranquila.

Mañana por si acaso comenzaré los trámites de divorcio.

C'est fini.

 

Nieves Angulo

Enlace: El significado de los sueños

Lea toda la publicación »