La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Toda la verdad sobre Juana la loca (III)

Publicado 08/01/2016

 

Nieves Angulo, nangulo.es, Juana I la loca, biografias, España, humor, reyes católicos, Luxemburgo, Tirol, casa de Austrias, Brujas, Borgoña, Brabante, Holanda, amor, locura.Nieves Angulo, nangulo.es, Juana I la loca, biografias, España, humor, reyes católicos, Luxemburgo, Tirol, casa de Austrias, Brujas, Borgoña, Brabante, Holanda, amor, locura.

 

Juana habló con Prudencio para precipitar su huída de palacio ante la inminente boda; él dijo que lo tenía que volver a pensar detenidamente porque se había dado cuenta del riesgo que corrían, sobre todo él, que podía terminar muerto.

Después de esta charla, ocurrió lo que fue calificado como segundo ataque de locura de Juana, que como ya sabemos no eran tales, sino berrinches de niña mimada, consentida e histérica.

Iba de un lado para otro por los jardines y por palacio comportándose como una orate y sin dar explicaciones.

Los monarcas asustados por las carreras de Juana por todas las habitaciones de palacio, por sus chillidos y por los tirones de pelo a los que se sometía ella  misma, entre otras extrañas conductas, decidieron mandarla a uno de los castillos que tenían por tierras castellanas y encerrarla por unos días en uno de los  torreones.

Mientras Juana permanecía encerrada, los monarcas, preparaban sus esponsales con Felipe I, hablaban con sus asesores y se cuestionaban sobre la posible locura  o posesión demoniaca, como apuntó un clérigo,  que poseía a Juana.

Por supuesto decidieron ocultar el hecho a su futuro esposo, ambicionaban esa unión y tenía que ser cuanto antes.

El tiempo que pasó Juana I encerrada en el torreón, fue un sufrimiento tremendo para ella, pero no por el encierro en sí, sino porque no podía ver a Prudencio ni fornicar con él, esto hacía que estuviese todo el día furiosa, desquiciada y aunque se masturbaba a todas horas, no encontraba suficiente solaz.

Mientras tanto por el castillo no paraban de correr rumores de su locura.

Al cabo de tres meses volvió a palacio porque ya habían preparado los monarcas el viaje que la llevaría hacia su nuevo destino.

Juana habló con los RRCC y les preguntó el por qué de esta boda con Felipe I.

Sus padres la explicaron que lo que pretendían con esta unión, era fortalecer su poder ya que el  hijo del emperador Maximiliano I y María de Borgoña, era de vasta cuna y esto unido a la herencia de innumerables títulos nobiliarios: duque de Borgoña, de Luxemburgo, de Brabante, de Güeldres y Limburgo y conde de Tirol, Artois y Flandes, hacían de Felipe I,  el candidato perfecto para ser su futuro esposo, sin olvidar que su familia tenía muchísimo dinero y patrimonio.

Juana volvió a intentar la estrategia de convencer a sus padres para tomar los hábitos, pero éstos, no tragaron.

En los días que precedieron al viaje, anduvo buscando al chambelán por todos los rincones de las estancias palaciegas, pero su búsqueda fue infructuosa, sobraban rincones donde poder esconderse y así lo hacía Prudencio que no quería volver a saber nada de Juana porque le interesaba seguir en Palacio, única forma de hacer carrera para aspirar a  un buen futuro

Abandonó España  sin volver a saber nada de Prudencio, su primer amor, sin copular y más desquiciada que nunca y con una nueva preocupación.

¿Se daría cuenta su futuro esposo de que había sido desvirgada?

Tenía tan solo 16 años cuando emprendió el viaje que la llevaría a conocer a su prometido y posteriormente marido, Felipe I “El Hermoso”.

 

Nieves Angulo

 

 

Enlaces: Capítulo II

              Capítulo I

              Introducción

              Felipe el Hermoso

 

Lea toda la publicación »

Toda la verdad sobre Juana la loca (II)

Publicado 07/01/2016

Nieves Angulo, nangulo.es, península ibérica, toledo, Felipe I el hermoso, lenguas romances, reyes católicos, juana la loca, locura, amor, palafrenero, chambelán, camarlengo.

 

 

Juana I, se enamoró de Prudencio  apenas sin darse cuenta.

Pru, como enseguida empezó a llamarle Juana, era un adolescente de apenas 17 años que trabajaba en palacio como chico para todo, así lo denominaríamos hoy día.

El rey que vio enseguida lo avispado que era el muchachote, tan pronto le utilizaba de palafrenero, como de chambelán o camarlengo.

Era éste gentilhombre de cámara un joven muy atractivo y ella le veía por palacio, tan pronto acompañando a su padre mientras sujetaba las bridas del rocín que montaba el monarca por los jardines, bien ayudándole en la cámara o atendiendo a otras necesidades del rey.

Al principio, cuando coincidían, apenas intercambiaban una tímida mirada, pero la cosa fue a más y empezaron a hacerse los encontradizos.

Comenzaron a hablar, el joven Prudencio tenía una vasta cultura general, pero, poco a poco, fueron intimando en las conversaciones, éstas se hicieron más personales, también se cogían de las manos siempre que tenían ocasión y pronto cuando quisieron darse cuenta se estaban besando en los labios, de manera casta primero y más apasionadamente después, sintiendo ambos púberes sensaciones mágicas recorrerles el cuerpo…

…y escucharon a sus cuerpos.

El monarca dormía la siesta religiosamente todos los días un par de horas y ellos aprovechaban ese tiempo para pasarlo juntos, por supuesto se escondían ante las miradas del resto de la corte, sobre todo en las caballerizas reales, también por los laberínticos jardines de Palacio. No hubiese estado bien que los viesen juntos, nada más y nada menos que Juana I, con un vulgar palafrenero mayor.

A los tres meses de conocerse, Juana I, invitó al joven Prudencio a sus aposentos y allí dieron rienda suelta a su incontenible pasión.

Juana fue desflorada por Prudencio cuando ésta contaba con apenas 15 años y nunca fue más feliz o al menos así lo creía ella.

La adolescente, pronto se dio cuenta que la encantaba el sexo de una manera irrefrenable y empezó a perseguir al atractivo Prudencio por los largos pasillos de Palacio, por las bodegas y los laberínticos pasadizos angostos de los jardines, por las cuadras y allí donde le viese, si estaban solos se le echaba encima, textualmente.

La reina Isabel, empezó a notar en su hija ciertos cambios y observó que de vez en cuando le daban a la niña ciertos sofocones, que si no hubiese sido porque no estaba en edad, la monarca hubiese pensado que Juana padecía los síntomas de la menopausia. Sin más dilación habló del tema con el rey.

Juana por su parte,  para disimular y despistar a la corte, pero sobre todo a sus padres, que la miraban de una manera extraña,  empezó a propalar el bulo de que quería ingresar en un convento a la mayor brevedad posible y así jugar al despiste.

Ella sabía o sospechaba que los RRCC no consentirían tamaña insensatez y que tarde o temprano la casarían con algún otro noble, para realizar así, un enlace lucrativo.

Los amoríos entre Juana I y el chambelán Prudencio, continuaron hasta que ella cumplió 16 años y recibió una triste noticia… los monarcas la querían desposar con Felipe I.

Ella sospechaba algo por conversaciones que sus padres interrumpían cuando se acercaba a ellos en mitad de alguna charla y éstas paraban ipso facto, por ello, empezó a preparar su huída con Pru…como le llamaba en la intimidad de sus aposentos; estando concentrada en dicha preparación es cuando la notificaron su inminente desposorio con el hijo de Maximiliano I de Habsburgo.

 

Nieves Angulo

 

Enlaces: Capítulo I

              Introducción

              Biografía de Juana I la loca

Lea toda la publicación »

Toda la verdad sobre Juana la loca (I)

Publicado 05/01/2016

Nieves Angulo, nangulo.es, biografias, Península Ibérica, Toledo, lenguas romances, reyes católicos, juana la loca, locura, amor, los austrias, España.

 

La reina Juana fue la tercera hija de Fernando II y de Isabel I, los Reyes Católicos.

Nació en Toledo el 6 de noviembre de 1479 y fue bautizada con el nombre del santo patrón de su familia.

Demostró desde muy niña una inteligencia fuera de lo común, recibiendo a su vez una esmerada educación propia de una infanta.

Juana fue alumna aventajada en comportamiento religioso, urbanidad, buenas maneras y manejos propios de la corte, sin desestimar artes como la danza y la música, entrenamiento como jinete y el conocimiento de lenguas romances propias de la península Ibérica.

Tuvo varios preceptores, pero destacaron dos principalmente, el sacerdote dominico Andrés de Miranda y la amiga y tutora de la reina Isabel, Beatriz Galindo, apodada «la Latina»; también se encargó de la educación de Juana su madre a tiempo parcial, ya que sus deberes de gobierno no pudieron dejar mucho tiempo para ocuparse de una hija a la que según se comentaba en la corte, «nunca llegó a entender y dirigir».

Así creció Juana, que además de inteligente era bellísima, según los cánones de belleza de la época.

Pronto, no obstante, se manifestó en Juana una vena mística que pretendió encauzar haciéndose monja; en cambio, los RRCC tenían distinto plan para la atractiva Juana, habían concertado un matrimonio de conveniencia para su hija.

Cuando Juana se enteró de que sus padres la iban a casar, aconteció lo que llamaron el primer ataque de locura. No fue tal, lo que tuvo fue un conato de ira, que dejó a los monarcas desubicados, ya que Juana, siempre había sido una niña modélica que no decía una palabra más alta que otra.

Es cierto que tiró afeites al suelo y otros utensilios de menaje de sus habitaciones, chilló y dio una bofetada a su preceptora Beatriz. Fue al salón del trono y pidió explicaciones a sus progenitores, pero una vez calmó su furia, volvió a ser la de siempre, pidió que la dejaran retirarse a sus aposentos para descansar y meditar sobre su futuro.

Una vez sola, dio rienda suelta a sus impulsos, siguió tirando frascos, almohadones y todo lo que iba encontrando a su paso mientras chillaba.

¿Cómo la podían hacer esto sus padres, cómo podían desposarla? Apenas tenía 16 años. No podía contraer esponsales con un desconocido, no y no, recapacitaba enfurecida.

Nadie sabía y sobre todo no podían saber que estaba locamente enamorada del chambelán Prudencio, ella no quería casarse, deseaba seguir de amoríos clandestinos  con su Pru, como le llamaba en la intimidad de sus dependencias, ¡pardiez!!!

Ella disimulando sus furores uterinos durante meses y meses delante de la corte, haciendo creer a todo el mundo que quería ser monja, cuando lo que realmente hacía era preparar su huída de palacio…y ahora…esto -pensó.

¿Qué podía hacer?

 

 Nieves Angulo

 

 

Enlace: (Introducción)

Los Austrias

Lea toda la publicación »

Toda la verdad sobre Juana la loca (Introducción)

Publicado 04/01/2016

 

Nieves Angulo, nangulo.es, biografias, reyes catolicos, juana la loca, felipe el hermoso, reinado de castilla, España.

 

Según cuenta la historia los Reyes Católicos no eran tan católicos como aparentaban,  era una fachada ante sus súbditos y puro teatro.

Los RRCC pretendían afirmar su autoridad frente a la Iglesia; de hecho, fueron los primeros monarcas hispánicos que sistematizaron el uso de una línea política religiosa, de este modo obtenían un pleno control de los asuntos temporales de la Iglesia en sus reinos. Por ello, su política religiosa se orientó a incrementar los ingresos procedentes del estamento clerical y a tratar de aprovechar su influencia sobre las voluntades del pueblo, controlando a la jerarquía eclesiástica.

Los ciudadanos, que no eran tontos y sabían que todo era de cara a la galería, les cantaban una tonada que decía más o menos así: “Teatro, lo vuestro es puro teatro”  y como la canción se hizo tan popular,  los monarcas, bastante hartos de oírla en todas partes, buscaron a los compositores de dicha coplilla y  les mandaron ejecutar. Posteriormente se supo que los inventores del famoso cántico, resultaron ser primos hermanos de Rodrigo de Triana el cual cogió un cabreo bastante gordo y un rencor profundo hacia los monarcas.

Como bien se sabe, las monarquías no se llevan bien con la democracia y la libertad de expresión y menos en aquellos tiempos.

Los RRCC tuvieron seis hijos. Ello hizo que el orden de sucesión cambiase varias veces: Su primogénita, Isabel, nacida en 1470, fue jurada como heredera en las Cortes de Madrigal de 1476 (a los 6 años)     

En 1478 nació su hermano Juan, que fue jurado heredero en las Cortes de Toledo de 1480.

Los RRCC tuvieron cuatro hijos más: Juana (nacida en 1479), María (en 1482), Catalina (en 1485) y Pedro (en 1488; murió en 1490).

En 1497 el príncipe Juan murió de tuberculosis, siendo proclamada heredera de nuevo su hermana mayor, Isabel. No obstante, ésta también murió un año después (1498), en el parto de un niño llamado Miguel de la Paz (que fue nombrado príncipe de Asturias y que de vivir podría haber reunido las tres coronas ibéricas). No obstante, Miguel murió en 1500.

Por tanto, en 1500 fue designada heredera de las Coronas de Castilla y Aragón la siguiente en la línea sucesoria, la Infanta Juana, más conocida como “Juana La Loca, que se desposó con Felipe I, también conocido como Felipe “El Hermoso”.

La verdad es que pasar a los anales de la historia y ser recordada por el único atributo del pretendido o real desorden mental, no parece que sea la aspiración de persona alguna.

En cambio a nuestra protagonista la locura que se le atribuye reviste caracteres singulares, situándola, con todo merecimiento, en la galería de “Amores trágicos”. Según la tradición, enloqueció de amor y celos hacia su marido Felipe I “El Hermoso”  y esta locura empeoró con la prematura muerte del mismo.

No quiero adelantar acontecimientos, pero pretendo aclarar si la protagonista de esta historia realmente estaba loca o era presa de algún otro “mal”.

 

 

Nieves Angulo

 

Enlace: Biografía

Lea toda la publicación »

La verdadera historia del Descubrimiento de América VI y final

Publicado 28/01/2014

 

Nieves Angulo, nangulo.es, descubrimiento de américa, hermanos pinzón, cristóbal colón, reyes católicos, isabel la católica, la verdadera histora del descubrimiento de américa, Rodrigo de triana, tres carabelas, Puerto de Palos, Puerto Rico, costa Rica, Cuba, Haiti.

 

 

Capítulo VI

 

Resolviendo incógnitas

 

No puedo despedir esta Historia sobre el Descubrimiento sin hacer una especial mención a los hermanos Pinzón. 

Pese a lo que muchos creen, los hermanos Pinzón, no fueron dos, que fueron tres.

Martín Alonso Pinzón, el mayor de los hermanos, fue un prestigioso armador y marino. Le tuvieron que convencer para acompañar a Colón en su viaje y de eso se encargó el  guardián del Monasterio de La Rábida, Martín no quería porque él ya era viajero y navegante, así es que fue trabajosa la negociación, al final accedió y cuando se propagó por toda la zona, que Martín Alonso iba a participar en el viaje como capitán de la carabela Pinta y su hermano Vicente como capitán de la Niña, muchos amigos y familiares se enrolaron inmediatamente y pudieron completarse las tripulaciones.

Colón tuvo que agradecer a Martín el poder contar con muchos marinos avezados y expertos ya que a él, nadie le conocía, en cambio la sabiduría náutica y la experiencia marinera de los Pinzón eran el mejor aval.

Francisco Martín Pinzón también navegante y descubridor,  era el segundo y menos conocido, biográficamente hablando, de los hermanos. Viajó con su hermano mayor Martín Alonso en La Pinta de la que fue Maestre en el primer viaje del descubrimiento.

Vicente Yáñez Pinzón, era el menor de los hermanos y como ya he mencionado, participó como capitán de La Niña en el viaje descubridor.

Según se cuenta, Martín se llevaba muy mal con Cristóbal, al que consideraba un hombre inferior a él en muchos aspectos, no debemos obviar que los hermanos Pinzón descendían de una familia rica de armadores y comerciantes, también se dice que el mayor de los Pinzón puso algo de su propio dinero para el primer viaje.

El segundo motín, se originó porque los Pinzón estaban hasta los mismísimos de “las cuentas de la vieja” que hacía  Colón y que ellos como expertos marinos, no se tragaban, se evitó por suerte una masacre debido al grito de ¡TIERRA! que llegó en el momento más oportuno.

Parece ser que Martín junto con su hermano y socio Vicente Yáñez Pinzón, ejerció alguna vez de corsario, cosa por otro lado nada extraña, ya que tenían alma aventurera.

Gracias a la maestría y la experiencia de los Pinzón, se arreglaron timones, caparazones, velas y un sinfín de cosas que evitaron que dejasen de navegar o bien retrasasen lo mínimo el viaje.

Se especula también si eran hermanos o no, o bien si lo eran del mismo padre, ya que, tenían apellidos distintos, unos comentan que el verdadero apellido era Martín, pero no dejan de ser habladurías.

Nieves Angulo, nangulo.es, descubrimiento de américa, hermanos pinzón, cristóbal colón, reyes católicos, isabel la católica, la verdadera histora del descubrimiento de américa, Rodrigo de triana, tres carabelas.Los corre ve y dile sobre una posible homosexualidad de los hermanos Pinzón, eran eso, simples especulaciones, ya que en el tiempo que anduvieron embarcados no hicieron ningún avance sexual hacia sus compañeros y sin embargo hay más que sospechas de que Vicente se benefició en más de una ocasión a la “Pinta”, no fue el único, a ella la gustaba el sexo y ellos tenían sus necesidades.

Tampoco quiero dejar de contar la gran injusticia que se cometió con Rodrigo de Triana, éste no pudo cobrar los 10.000 maravedíes de recompensa que habían prometido los Reyes Católicos al primero que divisara tierra, ya que Colón adujo haberla visto antes que él, cuando todos sabemos que realmente fue la bastarda “La Niña”, pero quién lo gritó fue Rodri, así es que sería al que le correspondería el dinero. Después de muchos “tira y afloja”, Rodrigo de Triana se quedó sin cobrar y dicen que por eso se casó con “La Pinta”, como venganza hacía el odiado Colón.

De todas formas, los monarcas, como siempre, barriendo para ellos, Colón luchó para hacer valer sus derechos, peleando con la Corona.

A pesar de habérsele reconocido algunas mercedes, la situación interna de los reinos había cambiado profundamente, tras la muerte de la Reina Isabel. Las reclamaciones al Rey Fernando no fueron atendidas.

Además de descubridor fue el iniciador de la historiografía americana con las "Cartas" que dirigió a los Reyes y el "Diario" de sus viajes, donde además dio noticias de sus impresiones sobre los habitantes y tierras descubiertos.

Olvidado, triste y enfermo (sufría de gota), este navegante falleció el 20 de mayo de 1506 en Valladolid.

En 1544 sus cenizas fueron trasladadas a Santo Domingo y, a partir de 1796, quedaron en la Catedral de La Habana.

 

Nieves Angulo

Enlaces: Los hermanos Pinzón

              Capítulo I

              Capítulo II

              Capítulo III

              Capítulo IV

              Capítulo V

Lea toda la publicación »

La verdadera historia del Descubrimiento de América V

Publicado 24/01/2014

Nieves Angulo, nangulo.es, regreso de colon primer viaje a palos, colon, cristobal colon, reyes catolicos, puerto de palos, descubrimiento de america, otros viajes de colon, el huevo de colon, hermanos pinzon, rodrigo de triana, las tres caravelas, humor, América, Puerto Rico, Costa Rica, Honduras.

 

Capítulo V

Más viajes, más versiones

Como me gusta contrastar mis fuentes y no paro de hacer averiguaciones, aquí va otra versión de lo narrado al final del capítulo IV, tiene algunas pequeñas diferencias y quizá más datos a tener en cuenta, por eso lo publico también.

“El 28 de octubre, arribaron a Cuba, y el 21 de noviembre se apartó de la flota Martín Alonso Pinzón. El 6 de diciembre llegaron a la isla de La Española; y el 24 encalló la Santa María, con cuyos restos y la ayuda del cacique de la zona, Guacanagarí, construyeron el Fuerte de la Navidad.

Tras dejar a 39 españoles ahí, siguieron la costa, encontraron a Martín Alonso Pinzón (6 de enero), y navegaron hasta la Costa de Samaná. Desde esta zona, el 16 de enero de 1493, el Almirante dio la orden de regresar a España. El viaje fue tranquilo hasta llegar a las Azores, donde sobrevino una fuerte tormenta (12-15 de febrero) que forzó a la Pinta a separarse del Almirante y arribar a Bayona (Pontevedra). Otra tempestad, cerca de Lisboa (4 de marzo) obligó al descubridor a desembarcar en Portugal. El 15 de marzo, don Cristóbal, al mando de la Niña, entraba triunfal en Palos. Martín Alonso lo hacía con la carabela Pinta pocas horas después. Llegaba muy enfermo, y a los pocos días murió.

Tras el éxito descubridor, don Cristóbal informó a los Reyes, que estaban en Barcelona, se dirigió a su encuentro y fue recibido por ellos con todos los honores. Para anunciar el acontecimiento a toda la Cristiandad, escribió la famosa "Carta de Colón”.

Una de las versiones nos habla de que hubo marineros que quisieron quedarse en esas nuevas tierras y otra cuenta que les dejaron allí para fundar lo que sería la primera colonia española en América, llamada Fuerte de Navidad, que cada cuál crea la versión que quiera o se quede con ambas que será la más real, posiblemente.

Colón, posteriormente realizó otros viajes (tres más), pero ninguno logró tanto éxito como el primero, sin embargo si que contó ya desde el segundo viaje (1493-96) con un enorme despliegue de medios, lo que indicaba un interés colonizador por parte de la corona española. Se prepararon mil quinientos hombres y diecisiete barcos cargados con vituallas y provisiones tanto para mantenerse como para fundar establecimientos permanentes. 

En el tercer viaje, realizado el 30 de mayo de 1498 (que duró hasta 1500), hizo nuevas exploraciones, como las de la Isla Trinidad, Tobago y Granada, y llegó al Continente.

Y en su cuarto, y último viaje, emprendido el 11 de mayo de 1502 (que duró hasta 1504), tocó en La Dominica y Puerto Rico, también llegó a Honduras y Panamá.

El viaje resultó una desilusión total, ya que el paso hacia las Indias, en el que Colón aún creía firmemente, no aparecía por ninguna parte.

También se cuenta que esto no era realmente cierto, que Colón, desde un principio sabía que no iba a Las Indias, por eso hacía cambios en las cartas de navegación, intuyó que si les decía a los monarcas y mercaderes su intención de ir  en busca de nuevas tierras, éstos no hubiesen soltado ningún dinero para financiar el viaje.

A su regreso a España y entre viaje y viaje ocurrieron varios acontecimientos

Cristóbal rompió sus relaciones definitivamente con “La Pinta”, ya que ésta le confesó que se lió con el marinero Rodrigo de Triana en el viaje aventurero y que además la bastarda no era su hija, que podía ser de cualquiera, porque ella anduvo amancebada con varios hombres a la vez. Cuentan además que se operó en la mujer un cambio rotundo, comenzó a rechazar los avances sexuales de Colón y de todo aquél que no fuese su Rodri (así le llamaban La Pinta y La Niña), parece ser que se había enamorado por primera vez en su vida. Ya no consentía que la apodasen "La Pinta" y confesó su verdadero nombre que era el de Ana.

Un tiempo después se desposó con Rodrigo y bautizaron a la hija de Ana, poniéndola por nombre Juana, en honor a la heredera de los Reyes Católicos.

También corría en la Corte española un rumor de cómo convenció Cristóbal Colón a la Reina Isabel, para emprender el primer viaje y hacerla Nieves Angulo, nangulo.es, regreso de colon primer viaje a palos, colon, cristobal colon, reyes catolicos, puerto de palos, descubrimiento de america, otros viajes de colon, el huevo de colon, hermanos pinzon, rodrigo de triana, las tres caravelas, humor, América, Puerto Rico, Costa Rica, Honduras.entender que la tierra era redonda, que al igual que se llegaba a Las Indias por una lado, se podía llegar por otro y para demostrarlo tomó un huevo.

Otra versión bien distinta es esta otra, para mi humilde entender, más lógica.

Se cuenta que al volver Cristóbal Colón de América, se le dijo durante una comida que cualquiera podía haber descubierto el Nuevo Mundo, puesto que la única dificultad era ser lo suficientemente aventurero como para navegar hacia Occidente. Colón pidió a los comensales que pusieran un huevo en pie. Todos comenzaron a dar mil vueltas al huevo, sin conseguirlo. Una vez convencidos de la imposibilidad de la tarea, se dieron por vencidos. Colón tomó el huevo y lo golpeó suavemente sobre la mesa, rompiendo su extremo y dejándolo en pie. Colón entonces dijo "Es la cosa más simple del mundo, cualquier persona puede hacerla después de que se le enseñe cómo". Al parecer, de ahí proviene esta expresión, “el huevo de Colón”.

¿Se sabrá alguna vez la verdadera historia del huevo de Colón?

Sigo pensando en los hermanos Pinzón.

 

Nieves Angulo

 

Enlace:  Mi web

             Capítulo I

             Capítulo II

             Capítulo III

             Capítulo IV

Lea toda la publicación »

La verdadera historia del Descubrimiento de América IV

Publicado 23/01/2014

 

Nieves Angulo, nangulo.es, descubrimiento de america, cristobal colon, colon llegando a guanahani, américa, españa, reyes catolicos, india, oro, azafran, isabel la cotolica, las tres carabelas, hermanos pinzon, rodrigo de triana, humor, puerto de palos, Cuba, Haiti, San Salvador.

 

Capítulo IV

Un Colón viajero

Según mis humildes pesquisas, quien realmente vio tierra fue “la niña” cuando iba a hombros del marinero Rodrigo de Triana, que muy hábilmente y debido a su edad y estatura, se proclamó el artífice de tamaña aventura y gritó a todo pulmón ¡TIERRA!

Ni que decir tiene que las tres carabelas, antes de arribar, se fueron acercando unas a otras peligrosamente en la mar y estuvieron de celebración, tirándose cosas de una embarcación a otra, llamándose, incluso, al estar tan cerca, los más osados saltaban de una carabela a otra, para así poder abrazar a sus compañeros de aventura.

Tras pasar la noche de juerga y celebración y dejando atrás los rencores que les llevaron a amotinarse, la tripulación de las tres naves se fue quedando dormida cerca de la madrugada.

Al día siguiente, tanto Colón, que viajó en La Santa María, como Martín Alonso Pinzón que capitaneaba La Pinta  y por último Vicente Yañez Pinzón que dirigió La Niña, desembarcaron en la isla de Guanahaní (que ellos bautizaron como San Salvador) en el archipiélago de Las Bahamas y tomaron posesión de la nueva tierra en nombre de los Reyes Católicos.

Así fue como Colón, que realmente quería ir a Las Indias a por azafrán y otras especias, por elegir otro camino, basándose en la redondez de la tierra, se encontró con unas tierras hasta ese momento desconocidas, nadie sabía que constituían otro continente: AMERICA.

El encuentro no pudo enmarcarlo en sus conocimientos de geografía por lo que al principio lo ubica dentro del horizonte conocido, es decir, en las Indias, escribe esto en su diaria de a bordo: “Y por señas pude entender que yendo al Sur o bolviendo la isla por el Sur, que estaba allí un Rey que tenía grandes vasos d' ello [de oro] y tenía muy mucho.(ilegible) Determiné de aguardar fasta mañana en la tarde y después partir para el Sudeste —que según muchos d'ellos me enseñaron dezían que avía tierra al Sur y al Sudueste y al Norueste; y qu'estas del Norueste”

Desde luego los hay suertudos, sales a por azafrán a La India y te encuentras descubriendo América, ¡manda huevos!! y obedientemente mandaron tres cajas y el huevo de Colón, se desconoce dónde los mandaron, solo siguieron las órdenes.

La intención de Colón era la de  negociar convenios que permitieran a los reyes españoles comerciar con Oriente. Lo que encuentra cambiaría por completo el proyecto inicial de mercantil, por otro de conquista y posteriormente colonización, lo cual finalmente produciría las riquezas que España necesitaba, los monarcas y los mercaderes, no paraban de frotarse las manos por su suerte.

Nieves Angulo, nangulo.es, descubrimiento de america, cristobal colon, colon llegando a guanahani, américa, españa, reyes catolicos, india, oro, azafran, isabel la cotolica, las tres carabelas, hermanos pinzon, rodrigo de triana.Colón y su tripulación, estuvieron por esos lugares tres meses y fueron descubriendo más islas. Colón las bautizó como Juana (Cuba) y La Española (Haití). En ésta parece ser que tuvo el primer contacto con un jefe nativo, Guacanagari, quien le regaló objetos de oro. Otros cuentan que no hubo tales regalos sino, apropiación indebida por parte de los “conquistadores”. Dicen que cuando Cristóbal Colón dijo “Os descubro, os conquisto” un Guanahaníe, contestó por lo bajini, en sordina, tímidamente, - llegas tarde y no descubres nada, “soplagaitas”, antes que tú, estuvieron los chinos, los visigodos y un largo etc…-

Algunos miembros de la tripulación decidieron no volver a España y quedarse en lo que ellos denominaron “un paraíso en la tierra”. La vesión real es que allí no pagaban impuestos y además fornicaban a diestro y siniestro.

El 4 de enero de 1493, Colón partió de regreso; varios días después hallaría a Martín Alonso Pinzón, quien se había desviado, y el 16 de enero partiría rumbo a Europa haciendo escala en diversas islas, hasta que el 15 de marzo atracaría en Palos.

No encontraron el tan ansiado azafrán, pero tampoco lo necesitaban ya que, esquilmaron y saquearon todo lo que pudieron en nombre de la conquista.

Por fin, tanto los monarcas españoles como los mercaderes que financiaron el viaje, verían satisfechos como sus arcas se llenaban a rebosar, no solo recuperando los maravedíes adelantados, sino viendo crecer éstos.

No paro de dar vueltas a la cabeza sobre los hermanos Pinzón…pero eso lo iré resolviendo más tarde.

 

Nieves Angulo

 

Enlaces: Cronología de los Viajes de Colón

              Capítulo I

              Capítulo II

              Capítulo III

Lea toda la publicación »

La verdadera historia del Descubrimiento de América III

Publicado 22/01/2014

Nieves Angulo, nangulo.es, rodrigo de triana, descubrimiento de america, reyes catolicos, cristobal colon, tres carabelas, la pinta, la niña, la santa maria, hermanos pinzon, historia de españa, españa, Reyes católicos, historia de España, humor.

 

Capítulo III

Sorpresas en el ansiado viaje

 

No le importó a Cristóbal al embarcarse dejar atrás a su mujer, a sus dos hijos y a la reina Isabel, pero no se podía quitar de la cabeza a su concubina y su rubita hija (que decían algunos cabrones que no era suya)

A las tres horas de navegación, andaba por la nave cabizbajo Colón, cuando atisbó detrás de un barril una sombra - ¿pero estaré soñando? - pensó - pues no le parecía que aquella sombra era su pequeña “la niña” ¡¡pardiez!! lo era y detrás su madre “la pinta”.

Tras fundirse los tres en un abrazo, la mujer le contó que con la ayuda del marinero Rodrigo de Triana, pudieron subir a bordo ella y la niña metidas en un barril, que el marinero vació anteriormente y agujereó  para que pudiesen respirar, le siguió contando que a cambio le había prometido unos cuantos revolcones a Rodrigo, pero que no se enfadase que solo le amaba a él, a su Colón.

Al resto de la tripulación no les sentó nada bien que hubiese una mujer a bordo y ello fue causa del inicio de lo que pudo ser un primer motín, protestaban porque todos hubiesen querido llevar a sus mujeres, mancebas o efebos, para no sentirse tan solos en la larga travesía. Cristóbal les prometió que cada vez que arribaran a algún puerto les dejaría desfogarse y les daría más horas de las debidas para su entretenimiento carnal. 

La primera escala fueron las Canarias, donde además tuvieron que arreglar el timón de la Pinta, debido a este acontecimiento, pudieron quedarse en tierra más tiempo y dar así rienda suelta a sus furores. El 6 de septiembre con el alisio ventando a favor, Colón marcó rumbo al oeste. Continuaba la gran travesía.

El objetivo de Colón era el Cipango (la actual India),  advirtió a la tripulación que nadie se inquietase hasta haber navegado 700 leguas, también les dijo que a partir de esa distancia, no habría que navegar por la noche.

Sin embargo Cristóbal, decidió llevar dos cuentas sobre las distancias recorridas: una secreta o verdadera (sólo para él), y otra pública o falsa, en la que contaría de menos. El día 13 de septiembre, descubrió la declinación magnética de la tierra; y el 16 llegaron al mar de los Sargazos.

La tripulación mientras tanto, ya más relajada, tomó a “la niña” como una especie de mascota, la hacían regalos con soga anudada en formas divertidas, la traían y llevaban a caballito por la nave y se iba haciendo la travesía más corta y entretenida. También hubo cambios en la alimentación, aunque “la pinta” no cocinaba, sí que daba buenos consejos en cuanto a nutrición y las comidas sabían más sabrosas.

También hubo cambios en la Corte, la reina Isabel, dejó a un lado su furor uterino y volvió a recobrar la cordura, se frotaba las manos pensando en las riquezas que traería Colón de su viaje y que disfrutaría la Corona.

A primeros de octubre, Colón se da cuenta de que algo falla. El día 6, ya han sobrepasado las 800 leguas y noNieves Angulo, nangulo.es, rodrigo de triana, descubrimiento de america, reyes catolicos, cristobal colon, tres carabelas, la pinta, la niña, la santa maria, hermanos pinzon, historia de españa, españa. hay indicios de tierra.

La tripulación ya cansada de juegos con la pequeña, pues ya no era novedad y totalmente frustrada, inicia el primer motín durante la noche del 6 al 7 de octubre. Este se produce entre los marineros de la Santa María.

Los hermanos Pinzón apoyaron a Colón y sofocaron el motín,  sin embargo, en la noche del 9 al 10 de octubre el malestar se extendió a todos, incluidos los propios Pinzón.

Acordaron navegar tres días más y al cabo de ese tiempo si no encontraban tierra, regresarían.

El día 12 de Octubre, cuando Rodrigo de Triana llevaba a hombros y jugaba con “la niña”, ésta le preguntó - ¿Rodri, no es eso tierra? – el marinero soltó a la pequeña y subiéndose al palo mayor, lanzó el tan esperado grito: "¡TIERRA!".

 

 

Nieves Angulo

 

Enlaces: Capítulo I

             Capítulo II

Lea toda la publicación »

La verdadera historia del Descubrimiento de América II

Publicado 21/01/2014

Nieves Angulo, nangulo.es, historia de españa, reyes catolicos, cristobal colon, descubrimiento america, las tres carabelas, nao santamaria, la pinta, la niña, puerto de palos, biografia cristobal colon.

 

Capítulo II

De cómo llegan Colón y su cipote a España.

Antes de que arribara Colón a tierras españolas, llegaron las habladurías sobre el tamaño de su verga, las damas de la Corte Española estaban ansiosas por conocerle, incluida la monarca, que por cierto, entre vosotros y yo, bebía los vientos por Cristóbal.

Se dice que los monarcas de católicos solo tenían el nombre, sobre todo ella, Isabel, que no era tan religiosa como cuentan los libros, pero bueno, todos sabemos de la hipocresía de la iglesia y las monarquías, dictan leyes para que otros las cumplan, mientras ellos las transgreden. 

No pretendo irme por los laureles, sino contar la verdadera historia del Descubrimiento de América y Cristóbal Colón.

En los primeros tiempos de su estancia en España, residió, junto con su hijo, en el Convento de la Rábida. Allí, los monjes aceptaron sus teorías y proyectos.

Su amante y su hija se hospedaron en una hostería de mala muerte y peor reputación, pero tanto ella como Colón, andaban escasos de dinero y no podían hacer estipendios. 

Allí, “la pinta” siguió ejerciendo su oficio, que tan bien conocía, eso si, a espaldas de Colón, así es que entre lo que ganaba con su profesión y los dineros que le daba Cristóbal para su manutención y la de “la niña”, hizo bastante fortuna.

Mientras tanto Colón en el convento, tras muchos mapas estudiados, muchos libros de navegación leídos y muchas conversaciones mantenidas con marineros cuando salía a las tabernas y que le aseguraban haber conocido costas lejanas tras ser arrastrados por el temporal, le convencieron de la posibilidad de éxito de tan ansiado viaje, además de querer obtener  las riquezas que contenían esas tierras lejanas, también quería ir en busca de azafrán y otras especias.

Conoció a los Reyes Católicos en Alcalá de Henares (Madrid) o eso dicen, vaya usted a saber y de ahí surgió la primera cita entre la reina Isabel y Cristóbal. Cuentan que aunque ella le vio bastante feillo, no le quitaba la vista de los calzones, por lo visto era lo único que atrajo el interés de la monarca.

En Alcalá de Henares propuso Colón a los Reyes Católicos de España, una financiación para su ansiada expedición marítima  y encontrar así el nuevo camino de las Indias.

Nieves Angulo, nangulo.es, historia de españa, reyes catolicos, cristobal colon, descubrimiento america, las tres carabelas.En 1486 los Reyes Católicos, Fernando e Isabel,  lo recibieron por primera vez en Palacio, oficialmente, para hablar de su proyecto de viaje, aunque Isabel ya quedó prendada de Cristóbal, no pudo evitar que una junta de expertos rechazara los proyectos de Colón. 

Entre los años de 1487 y 1488, mientras esperaba en Córdoba la decisión de los Monarcas, conoció a Beatriz Enríquez de Arana, una joven de humilde procedencia, a la que desfloró y desposó, se ignora que fue antes. Su nueva esposa, el 15 de agosto de 1488 le dio un hijo: Hernando Colón, así es que ya tenía otra boca más que alimentar, su primogénito Diego Colón, su nueva esposa y el mencionado Hernando, “la pinta” con la que seguía de amoríos y la bastarda “la niña”, a la que seguían sin poner nombre alguno.

En 1488 realizó una segunda tentativa y con la ayuda de la monarca, más debido a que Colón era muy insistente, o sea pesado, en abril de 1492  por fin se firmaron las capitulaciones de Santa Fe, que concedieron a Colón el título de Almirante de la expedición, el de Virrey de la tierra que conquistara y el 10 % de las riquezas que pudiera traer a España.

La reina Isabel, se negó a que embarcaran con Colón “la pinta” y “la niña” y él por no oírla y aplacar así sus celos consintió en ello, no sin antes rogar a la monarca que diese su consentimiento para poner a dos de las carabelas los nombres de su amante y su hija y así de esta forma llevarlas al menos en el recuerdo.

Isabel accedió a regañadientes haciéndole prometer que a cambio, a la otra carabela, todavía se discute si era carabela o nao ya que tenía mayor tamaño,  le pondría por nombre el de una santa, no en vano a la monarca se la conocía por “La Católica” y entre ambos decidieron el nombre de Santa María para la tercera carabela o nao, no vamos a discutir por estas minucias.

Con un presupuesto de unos dos millones de maravedíes y  alrededor de 90 hombres, reclutados con la ayuda inestimable de los hermanos Martín Alonso y Vicente Yáñez Pinzón, formaron la flota descubridora más trascendental de la historia.

El 2 de agosto de 1492, Cristóbal Colón mandó embarcar a toda su gente.

El 3 de agosto de 1492, antes de salir el sol, Colón partió del Puerto de Palos (España) y con él zarparon las tres famosas carabelas: Pinta, Niña y Santamaría.

Pero…¿Sólo zarparon las tres carabelas?...

 

Nieves Angulo

 

Enlace: Capítulo I

Lea toda la publicación »

La verdadera historia del Descubrimiento de América I

Publicado 20/01/2014

Capítulo INieves Angulo, nangulo.es, Cristobal Colón, descubrimiento de américa, las tres carabelas, la pinta, la niña, la sana maria, los hermanos pinzón. historia de españa.

De cómo Colón arribó a España.

 

Siempre se ha especulado sobre Cristóforo Colombo (Cristóbal Colón).

Sus orígenes son un misterio, aunque la hipótesis que más pesa es la que dice que Cristóbal Colón nació en Génova (algunos autores afirman que era catalán, mallorquín, judío, gallego, castellano, extremeño, francés, inglés, griego y hasta suizo).

Dado que yo no doy importancia al lugar de nacimiento, es un mero accidente, pienso que cada uno elija el país o ciudad que más le guste o convenga y punto, asunto zanjado.

Tampoco hay acuerdo en la fecha exacta de su nacimiento que oscila entre el 26 de agosto y el 31 de octubre de 1451, no me quedo con ninguna de las dos, fue un 21 de septiembre, porque lo digo yo.

Cristóbal, pese a lo que algunos biógrafos, por aquello de adornar y novelar las biografías contaban de él, no era un hombre apuesto ni apolíneo, más bien era de estatura baja y con pinta “sietemachos” o sea, chulo.

Si que coincidían la mayoría de los escribientes en el tamaño de su cipote, de hecho, le precedía su fama. Se narraba que lo tenía enorme y juguetón  y que hacía las delicias de todas las damas y no tan damas que conoció a lo largo de su vida. 

Cuentan que estudió poco y mal, pero que desde muy joven le interesó la navegación, esto se afirma con verdadera rotundidad.

Yo sin embargo y según mis pesquisas, lo que concluyo es que no se sabe nada de Cristóforo,  porque a nadie le interesó un ápice su vida hasta que se embarcó en las Carabelas. 

Siendo la vida de Cristóbal un cúmulo de especulaciones, ¿por qué mi historia no va a ser cierta, quién lo puede afirmar o negar?

Trabajó como aprendiz de marinero. 

Entre 1470 y 1476 recorrió todas las rutas comerciales importantes del Mediterráneo, desde Quíos, en el Egeo, hasta la península Ibérica, al servicio de las más importantes firmas genovesas. También participó en campañas bélicas, como el enfrentamiento entre Renato de Anjou y el rey de Aragón, Juan II, por la sucesión de la Corona de Nápoles. Estos reyes siempre peleando, siempre tan bélicos y Cristóforo que como ya os he comentado era un “sietemachos” peleón, no se perdía ninguna batalla si podía evitarlo.

Dicen que fue un buen navegante, un hombre práctico y autodidacta, pero carecía de ciencias y saberes teóricos, así es que se interesó por la geografía, leyó tratados y conoció los mapas que circulaban en su época, esto motivó su deseo de llegar a las Indias Orientales, tierra en la que suponía iba a encontrar grandes riquezas. 

En 1477 decidió vivir en Lisboa, Portugal, donde se estableció como «agente mercantil», allí conoció y casó con su primera esposa Felipa Muñiz y con ella tuvo a su primer hijo, un varón.

Cristóbal llevaba unos cuantos años de amores ilícitos con “la pinta”, una manceba apodada de esta guisa debido a la pinta de ramera que tenía (quien parece es que lo es) y que ella no negaba ser y dedicarse a dicho oficio. De estos amoríos nació “la niña” criatura enclenque y enfermiza que dicen las malas lenguas no era hija del navegante, aunque él siempre la trató como si lo fuera.

Por aquellos años Cristóbal propuso al rey de Portugal que le financiase un viaje trasatlántico, sus ruegos fueron infructuosos.

En 1484, al fallecer su esposa, decide abandonar Portugal y viajar en compañía del hijo que tuvo con ésta a España, llevándose consigo a “la pinta” y “la niña” su afán era hablar con los monarcas españoles para que le financiasen el viaje que había rechazado pagar el rey portugués.

 

Nieves Angulo

 

Enlace:  Biografía de Cristóbal Colón

 

 

Lea toda la publicación »