La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Erase que se era, una mosca cojonera

Publicado 16/02/2012

Érase que se era, una mosca cojonera.Nieves Angulo, nangulo.es, relatos, cuentos, artículos, blog, post, escritura creativa, mosca cojonera.

 

Como un lobo con piel de oveja, anduvo con disimulos, ganándose la simpatía por todos los muros.

 

Al principio cojonera no era, parecía una mosca cualquiera.

 

La piel de ovino cayó y asomó su verdadero yo.

 

Ya sin artificios, empezó a ejercer su oficio.

 

Mosca cojonera, follonera, altanera y majadera.

 

Inició su revoloteo infernal, feliz, feliz volaba y en los muros se posaba.

 

Entraba volando en barrena, armando la marimorena.

 

Iba por la red posteando, a las moscas cabreando y aunque nadie la invitaba por los muros se  colaba.

 

Insultaba, maldecía y a otras moscas ofendía.

 

Creyendo que de todo sabía, contradecía y discutía.

 

Esta mosca tanto hostiga, que pica igual que la ortiga.

 

Cual ave rapaz y con ojo avizor, expectante oteaba para decir la última palabra.

 

Y así jornada tras jornada su veneno derramaba.

 

Volando incansable a nuestro alrededor, arrastrando su hedor.

 

Esta mosca por mucho que lo quiera disimular es déspota nada más y como tal se ha de portar.

 

Volaba por la red social haciendo amigos aquí y allá.

 

Cuando nos conocimos, hermanadas nos sentimos.

 

Nuestros gustos parecían los mismos, fuera la SGAE dijimos.

 

Con el tiempo cambió e insoportable se volvió, donde antes dijera si, ahora decía no.

 

Tras un rostro tuneado y un nombre falso se escondía la muy ladina, ocultando su cobardía.

 

Amparándose en el anonimato, de nada dejaba opinar y de leyes discutía.

 

Si tanto la ley le gusta que ejerza la profesión que insulte y grite en el estrado sería la solución.

 

Sola se fue quedando esta mosca cojonera, las demás se cansaron y de ella se apartaron.

 

¡Vete! mosca horrenda y pósate en la mierda, para seguir sola tu contienda.

 

 

 

Nieves Angulo