La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Nieves Angulo, nangulo.es, post, blog, sociedad, política, actualidad, famosos, escritores, internacional, españa, citas y frases, poemas, biografias, humor.

 

En la sección "blog" podéis leer post de temas muy diversos, como son: sociedad, actualidad, política, internacional, España, mujeres, curiosidades, citas favoritas, frases, etcétera.

Todos los temas expuestos, están escritos de la manera más objetiva posible.

¡A leer!

 

Nieves Angulo

Sentido de la propiedad

Publicado 29/10/2017

 

Nieves Angulo, nangulo.es, país, pueblo, religión, propiedad, vivienda, hipoteca, bandera, nacionalismo, pareja, hijos, fanatismo, tradición, fiestas, familia.

 

Nunca he entendido el sentido de propiedad, de “mío”

-Mi casa (paradoja, casa del banco porque te has metido en una hipoteca a 40 años) y cuando ya has terminado de pagar al banco, sigues pagando IBI, comunidad, etcétera, no te engañes, nunca es tuya aunque la hayas pagado a precio de oro.

-Mi país (no es tuyo, ya que pagas por cada movimiento que realizas, impuestos, multas, mantenimiento de cuerpos militares, casa real, gobierno y un largo etcétera, por algo que es de tu propiedad, no pagas, ya es tuyo)

-Mis hijos (no son tuyos, te “pertenecen” hasta que has terminado de educarlos, de inculcarles buenos principios, por cierto, muchos falláis en esto), has sido el vehículo para transportar a otros seres, luego ellos tienen su identidad y a veces, aunque resulte cruel no deja de ser verdad, muchos se olvidan de sus progenitores y de su educación.

-Mi pueblo (léase lo mismo que “País”)

-Mi bandera (¿un trapo de colores?) Te vendes por poco, amigo.

El sentido de la propiedad, ha traído y trae enfrentamientos de pequeño alcance y guerras de alcance superior.

No pertenezco a ningún país porque donde he nacido es fortuito y como es algo fortuito, puedo llevar una vida itinerante.

No beso ni amo banderas porque beso y amo a personas y no trapos de colores y me encanta besar.

No quise tener hijos y nunca me he arrepentido de mi decisión os lo aseguro, con lo cual no he querido ser “propietaria” de otros seres humanos.

No soy propietaria de mi compañero de vida, él es libre desde el principio de nuestra relación, al igual que yo, de irse cuando no esté a gusto. Ambos salimos y entramos con entera libertad y respeto, nuestra puerta siempre está abierta.

Siempre he vivido de alquiler, quitando un pequeño espacio de tiempo en el que me salía más a cuenta comprar que alquilar, durante cinco años, pagué una hipoteca a un banco, nunca fui propietaria del chalet adosado, pero lo disfruté.

Soy de Madrid, pero no me siento particularmente orgullosa porque opino como en el apartado “país”, fue fortuito que naciese ahí. Lo he disfrutado mientras viví, pero el disfrute va conmigo, porque también he disfrutado en la comunidad gallega y en la comunidad valenciana, donde he vivido.

Lo único que es mi propiedad es mi corazón, ahí he creado mis hogares, estuviesen donde estuviesen.

Cuando oigo o leo a personas que dicen estar orgullosos de ser de una nación, de amar a una bandera u otro ente, me da la boina vueltas.

El orgullo se siente por logros propios: Eras pobre y te has hecho rico, eras analfabeto a ahora tiene una formación, eres bueno en tu profesión gracias a tu esfuerzo. Esta es la palabra clave: Esfuerzo = orgullo.

Sé tú mismo, sé tu propia propiedad y déjate de adquisiciones vanas.

Al final, todos terminamos despojados y desnudos, tal cual vinimos, en un ataúd o en una urna, dependiendo de los gustos.

Vive y deja vivir y no cargues con lastres, sé libre como este paisaje de cabecera, porque la libertad está en ti.

 

Nieves Angulo

Lea toda la publicación »

España en vías de extinción

Publicado 17/10/2017

Nieves Angulo, nangulo.es, ambición, incendios, Galicia, Asturias, Sierra de Mariona, Valencia, Parque Nacional de Doñana, Doñana, ecología, pirómano, política, ayuntamiento, España, corrupción.

 

Galicia, como muchos lugares de España, se compone de pequeñas parroquias, localidades, municipios, comarcas, concejos, etcétera, etcétera y sus gentes a lo largo de los siglos han ido adquiriendo tierras, aquí y allá. Unos campos que han ido heredando sus descendientes. En Galicia, me contaban, que era costumbre, hasta hace relativamente poco, apenas unas décadas, dejar a la mujeres en herencia las pequeñas tierras que miraban al mar (en caso de que fuesen ciudades o pueblos costeros), porque consideraban que carecían de valor, no contaban con la especulación que se llevaría a cabo en un futuro de las grandes constructoras que arrasan para edificar desde pisos a chalés, pasando por pequeños o grandes complejos hoteleros; a los hombres, sin embargo, les dejaban tierras para ganadería y/o labranza, y donde se pudiesen construir sus hogares. Como veréis, la mujer siempre ninguneada, hasta por sus propios padres.

Como los antepasados compraban pequeños trozos de tierra sin importar las medidas, se daba y da la circunstancia que a lo mejor un trozo de tierra de fulanito de tal, lindaba con el otro trozo de tierra de zutanito de cual.

Tampoco se escrituraba, esos pequeños terruños pasaban de padres a hijos con el boca a boca o la "piedra", es decir: “Fillo, desde ese poste, hasta esa piedra, nos pertenece”; a lo mejor se trataba de un trozo de tierra de 20 x 40 metros, más o menos.

Ahí empezaba el lío, como cada uno adquiría permiso (o no) para hacer sus casas en sus pequeñas tierras, no era raro que se delimitase la linde con un árbol frutal o un simple caminito de guijarros de apenas 1/2 metro de anchura. Muchas muertes entre vecinos, denuncias, peleas y demás, han pasado de generación a generación por culpa de a quién pertenecía ese 1/2 metro y según tengo entendido, los líos siguen a día de hoy en algunos pueblos o aldeas.

Con los años y ya cansados de tantos líos y broncas, los parroquianos empezaron a ofrecer dinero a los dueños de los campos colindantes para hacerse con un buen terreno mayor, pero como todos estaban a lo mismo, ahí no vendía ni dios.

Y llegaron ellas, las constructoras y empezaron a ofrecer cantidades de dinero por pequeños terruños a los diferentes dueños que en un principio se negaban a vender porque ellos preferían negociar con los vecinos. Las constructoras por su parte siguieron insistiendo y los vecinos empezaron a ceder, así es que al final, todos vendían porque sino se quedaban aislados con 15 o 20 metros de tierra que finalmente no les valdría para nada.

¿Qué hacer con tantos metros cuadrados de tierra en un monte que mira al mar, pensaron los constructores? Nos va a costar un riñón en maquinaria y mano de obra desbrozar o talar árboles ¡Eureka! Vamos a quemar los montes porque las tierras se pueden recalificar para construir, además podemos vender la madera que no aprovechemos nosotros.

Negocio redondo... Y fueron llamando a unos cuantos pirómanos, mientras invitaban a comer a los alcaldes y concejales de urbanismo y hablaban sobre los permisos necesarios para construir entre bocado y bocado, entre copa y copa y con los vapores del alcohol y las panzas llenas, intercambiaban favores, promesas de sinecura y otras prebendas, además de aceptación de sobornos.

Escribo sobre Galicia porque durante muchos, muchísimos años, hice turismo por esas tierras, además viví cerca de 14 años en La Coruña, pero podéis cambiar Galicia por cualquier otra Comunidad Autónoma española, el resultado será el mismo.

A la clase política le puede la ambición, corrupción y sobre todo, el desprecio a los ciudadanos, que lo tienen merecido debido a su apatía ante tanto despropósito.

En fin que España está en vías de extinción, en venta, hipotecada, arrasada y dominada por degenerados ante la impasibilidad de los españoles.

Nieves Angulo

Lea toda la publicación »

Desde la barrera (Análisis muy personal de los sanfermines)

Publicado 08/07/2017

Nieves Angulo, nangulo.es, inesby.com, fiesta de San Fermin, san fermines, sanfermines, alcohol, toros, sangre, fiesta, tradición, violación.

 

Yo, que no soy nada tradicionalista y mucho menos seguidora de los festejos mal llamados “culturales”; yo que soy una simple observadora y oteo por aquí o por allá, porque me encanta escudriñar desde mi punto observatorio, que normalmente suele ser a través de fotografías o bien noticias en prensa o televisión, lo que veo de los sanfermines año tras año, es un festejo rancio y desde luego muy casposo que además y le pese a quien le pese, va en franca caída cuesta abajo y sin frenos, va en declive. Si alguna vez fue una fiesta de la que sentirse orgulloso (no es mi caso), desde luego hablamos en pretérito, ahora es un bochorno decadente. Sigo con mi particular análisis y veo que este festejo, es una disculpa para los que se sienten muy machos, muy aguerridos, mostrarlo en público, corriendo delante de unos toros descomunales y de vez en cuando arrearles con un periódico ¡pobres animales!, no saben que cuando terminen la carrera y después de tener alguna que otra caída debido a la velocidad y al suelo adoquinado y resbaladizo, les espera la muerte, no será rápida, primero les harán sufrir lo indecible, aunque los taurinos dicen que no, que no sufren, que es un pequeño castigo para bajarles la bravura, el nervio.

Prosigo, considero también que es otra disculpa para beber hasta perder el sentido, con lo que esto conlleva. Las imágenes de gente borracha es desoladora y vergonzosa. Unos beben porque creen que beber es sinónimo de diversión, otros lo hacen porque lo hacen los demás, otros para desinhibirse y otros, quizá la mayoría, porque les encanta beber. Estos bebedores, beben mucho y mal, porque suelen mezclar las bebidas y entonces llegan los mareos, vomitonas e incluso comas etílicos. Las chicas pasan calor y visten fresquitas y ligeras y llega el borracho de turno y piensa que “todo el monte es orégano”, que las chavalas piden guerra y ¡hala! A meter mano donde se pueda, el caso es degradar a la mujer, humillarla. Algunos mamonazos llegan más lejos e intentan una violación, normalmente en grupo, porque son cobardes y por desgracia a veces no se queda en intento, sino que llegan a violar. Posteriormente fanfarronean de su insana hazaña y bueno, ya se sabe: “ellas son unas guarras que lo estaban pidiendo y deseando”. Si este estudio os parece poco detallado, iré más lejos y daré otra vuelta de tuerca con esta pregunta: ¿Por qué la televisión pública emite año tras año los sanfermines?

Me parece una desvergüenza y un anclaje en el pasado, máxime cuando desde hace muchos años cada vez hay más personas anti taurinas, que abogan por la defensa y protección de los animales en general. Aunque el análisis va encaminado a los sanfermines, voy a hacerlo extensible a todas aquellas fiestas donde se maltratan animales y que tienen lugar a lo largo y ancho del territorio español. Cuando oigo hablar de las costumbres de tal o cual fiesta popular, me da la risa, porque la mayoría de estas “tradiciones culturales”, a parte de no datar de siglos, como nos quieren hacer creer, sino de unos cuantos años, suelen ser obra de algún mozo pasado de copas que empezó a hacer el gilipollas, por ejemplo: lanzando tomates a todo quisqui y luego le siguieron unos cuantos amiguetes más y como se divirtieron tanto (según cuentan porque lo normal es que no recuerden nada de lo que hicieron bajo el poder de los vapores etílicos) pues quisieron repetir la misma insensatez los años siguientes y así, por arte de magia, llamaron a algunas aberraciones, “tradición y cultura”. Yo a los sanfermines no lo denominaría cultura, precisamente, y puestos a seguir tradiciones, abogo porque vuelva la horca en las plazas del pueblo, la Inquisición y la lapidación, creo que estas prácticas también eran tradición y algunos hasta se lo pasaban estupendamente viéndolas y participando activamente. Esto es lo que yo capto desde fuera, desde mi punto de observación y esta es la imagen que da España en el exterior, por eso nunca tendrá un turismo de calidad.

Nieves Angulo

Lea toda la publicación »

¿País aconfesional?

Publicado 09/02/2017

Nieves Angulo,nangulo.es, laicismo, aconfesional, religión, Constitución española, España, hipocresía, pareja de hecho, catolicismo, boda católica, sacerdocio.

 

Mirando hacia atrás, cuando hace apenas un mes y medio que se acabaron las fiestas navideñas, me vienen a la mente las preguntas, que me hago siempre por estas fechas, ¿realmente España es un país aconfesional?.

Yo diría que no, o al menos, nuestro comportamiento no es tal.

Ya no es porque se celebren las navidades solamente, también se celebran fiestas en nombre de tal o cual santo, virgen, patrón o similar.

Quiero creer que realmente lo que nos atraen de estas fiestas, son los días de vacaciones que disfrutamos, más que la creencia en sí, quiero creer, pero la realidad me demuestra lo contrario.

Por otro lado, en la mayoría de las familias españolas, se sigue educando a los hijos, bajo las directrices católicas, apostólicas y romanas; no entiendo entonces, porqué nuestra Constitución insiste en que somos un país aconfesional, no me cuadra, la verdad. Seguramente es por cuestión de “pose” ¿eso nos hace más modernos?

Los españoles siguen llevando a sus hijos a colegios religiosos.

Les obligan a elegir la asignatura de religión.

Lo real, la verdad, es que somos muy pocos los aconfesionales.

Son pocas las parejas que no bautizan a sus hijos, que no les hacen recibir la primera comunión y que esperan a que crezcan para que ellos mismos tomen la decisión de ser o no, aconfesionales.

Sigue habiendo una gran mayoría que “predica”, pero no con el ejemplo.

Cada día hay más bodas por la iglesia, con toda la parafernalia y gastos que eso conlleva. Estas parejas se someten además a un curso pre-nupcial en las iglesias, donde un cura les somete poco menos que al tercer grado y les proclama las maravillas de la castidad antes del matrimonio.

Son pocas las parejas que hoy en día reconocen abiertamente que se casan por la iglesia porque lo desean, porque son creyentes.

Hay muchas personas, que tienen doble moral y mienten al decir: "yo me caso por mis padres", "no, si a mi esto no me va", "es que si no me caso, doy un disgusto a la abuela".

¿No entendéis que la decisión es vuestra? Sois vosotros los que os casáis, nadie lo hace por vosotros, así es que sois vosotros los que tenéis que tomar la decisión, se trata de vuestra vida y nadie la vive por vosotros; lo que me lleva a sospechar, que os encanta celebrar el ritual del matrimonio eclesiástico y no queréis confesar, que a vosotras os enloquece vestir de blanco, de princesitas, con corona, velo, una larga cola y demás y a vosotros, de chaqué o de caballero trasnochado.

Esta es la realidad.

Pensar que en 1981 me casé por el juzgado, después de vivir cinco años con mi pareja.

¿Dónde han ido a parar las luchas nuestras, por las libertades religiosas, si ahora, tantos años después, estamos donde estamos?

Dimos el paso, porque no se reconocía a las parejas que convivían, no existía la figura de “pareja de hecho”, como tales parejas, yo hoy, no me hubiese casado, nunca he creído, ni creo, en los papeles, sino en los sentimientos. Llevo muchos años de convivencia con mi pareja, con sus días mejores y peores y no miento al decir, que se me han pasado los años volando.

Después de escribir y reflexionar sobre este artículo, llego a la conclusión, de que las personas son hipócritas, mienten por defecto, son cobardes y muy, pero que muy “borregos”, que consideran que en esta vida, hay que hacer lo que hace la mayoría, no se arriesgan, no osan vivir según lo que les dicte su conciencia.

Vaya decepción al comprobar, que los años pasan, el tiempo transcurre, pero los problemas, costumbres, rituales, etcétera... son los mismos. Los que no avanzamos en absoluto o lo hacemos con mucha lentitud, somos las personas.

Fuera la doble moral y atrévete a ser quien eres, sin que te importen las consecuencias.

Nieves Angulo

Lea toda la publicación »

Lucrarse a costa del dolor

Publicado 02/01/2017

Nieves Angulo, nangulo.es, laboratorios farmaceúticos, medicina, salud, tejemaneje, connivencia, lucro, enfermedades crónicas, gastritis, fútbol, farmacias.

 

Los laboratorios farmacéuticos se lucran, de todos es sabido, o al menos sería un deber del ser humano el saberlo y estar informado a este respecto.

Para lucrarse lo primero que hacen es estar en connivencia con los médicos. ¿Para qué se va a curar una enfermedad si se puede mantener al enfermo “empastillado”?

Connivencia (Del lat. conniventĭa).

1. f. Disimulo o tolerancia en el superior acerca de las transgresiones que cometen sus subordinados contra las reglas o las leyes bajo las cuales viven.

2. f. confabulación.

Tuve un amigo que durante muchos años trabajó como visitador médico, no sé si ahora se denomina así esta profesión, me contaba los tejemanejes que se traían los laboratorios con el personal médico, algunas informaciones que me daba mi amigo me ponían los vellos de punta, pero sobre todo lo que me causaba verdadero pavor eran las cifras millonarias que se manejaban en estos “acuerdos” entre unos y otros.

Tejemaneje. (De tejer y manejar).

1. m. coloq. Acción de desarrollar mucha actividad o movimiento al realizar algo.

2. m. coloq. Enredos poco claros para conseguir algo.

En una de mis visitas al médico, hablando con un doctor, le comenté que no me tragaba que no se pudiesen curar ciertas enfermedades, cuando se curaban algunos tipos de cáncer, como respuesta por su parte, recibí una amplia sonrisa.

Padezco entre otras muchas cosas gastritis, desde que me la diagnosticaron hace muchísimos años, me han dicho que no se puede curar...Me van a perdonar, pero no me lo creo. Sí me creo, por el contrario, que para los laboratorios farmacéuticos es más lucrativo medicar a una persona de por vida, que curarla de dicho mal y es que somos muchas personas las que padecemos gastritis y tomamos a diario un protector de estómago. Una vez más os insto a coger la calculadora para multiplicar el gran número de pacientes de gastritis que toma el protector, por el coste de dicha medicación, yo lo he hecho y casi me da un infarto y eso que lo he calculado con una estimación a la baja.

He puesto el ejemplo de gastritis, pero cuántas y cuántas enfermedades que nos dicen “crónicas” e incurables existen y que no son tales, simplemente conviene hacerlas crónicas y no curarlas, para utilizar el paliativo farmacéutico.

Tengo una rodilla con condromalacia rotuliana, tres cuartos de lo mismo. Un día salí de la consulta de un traumatólogo, con un diagnóstico que ya sabía y con la respuesta de que no tengo cura ni solución. Al traumatólogo en cuestión le hice la siguiente pregunta: ¿Si yo fuese en vez de una persona anónima y de mediana edad, un futbolista famoso, me hubiese dado la misma respuesta desconsoladora? Silencio por parte del médico...quien calla, otorga. No me cabe la menor duda que si yo fuese un deportista de élite y en vez de pasar consulta por la Seguridad Social, la cual pago y mantengo todos los meses, pasase consulta en una clínica privada, sé, sin lugar a duda, que ya estaría curada, de la condromalacia y de todas las enfermedades que padezco, que no me matan, pero que me causan dolor y me restan calidad de vida.

Para los laboratorios todo vale con tal de obtener pingües beneficios, se promocionan al igual que cualquier otro negocio, porque es ni más ni menos que un negocio, lo único que en sus manos manejan el dolor y el dinero de las personas.

Los medicamentos han pasado de ser bienes esenciales a simples objetos de consumo.

Hoy las reacciones adversas a los fármacos ya son la cuarta causa de muerte en el mundo.

También habría que destacar las enfermedades inventadas o bien provocadas para crear nuevos mercados y convertir en pacientes a los ciudadanos sanos.

Cómo se manipulan los ensayos clínicos a favor de los laboratorios, cómo se vence la voluntad de muchos médicos mediante la promoción, el soborno y por supuesto el llenado de sus bolsillos.

El soborno de llevan a cabo los visitadores médicos, representantes de los laboratorios, a los médicos es un secreto a voces.

Los engaños que utilizan los laboratorios para convencer al futuro usuario de una medicación, de que dicha medicación le curará o como mínimo le mejorará y le dará calidad de vida, pero sin informar al enfermo de los muchos efectos secundarios, en algunos casos la muerte, que dicha medicación puede generar.

El lucro, como ya he mencionado, que esto supone para ambas partes, laboratorios y médicos, utilizando estrategias corruptas.

Creaciones de vacunas, para enfermedades ya existentes o bien recién fabricadas en los laboratorios.

Ya no hablemos de las patentes, existen los medicamentos genéricos, pero de la consulta del médico se sale con recetas de tal o cual laboratorio, depende qué laboratorio haya “untado” más al galeno.

Claro que los laboratorios investigan con los beneficios obtenidos, sin duda, de vez en cuando nos tienen que lanzar un "hueso" para calmarnos.

En fin...todo un mundo de corrupción y sin visos de arreglo posible por parte de las autoridades pertinentes.

Esto es lo que envuelve al mundo de los laboratorios, mientras se mueva tantísimo dinero, la salud de la población valdrá menos que una “mierda” y solo interesará al propio enfermo y en algunos casos a sus familiares.

 

Nieves Angulo

Lea toda la publicación »

He llegado para quedarme

Publicado 14/12/2016

Nieves Angulo, nangulo.es, belleza, vejez, estética, ácido hialurónico, colágeno, magnesio, botox, juventud, muerte, arrugas, celulitis.

Pues me cabrea reconocer eso, la falta de reconocimiento.

No se me dedican muchas páginas, a no ser para quejarse.

Tampoco me realizan odas, versos e incluso narrativas como se escriben para la Parca.

¿Por qué soy tratada como una inferior?

¿Acaso mi tiempo no es más duradero que el de la Parca?

La muerte al fin y al cabo es eso, un instante.

Ya sé, ya sé que no soy popular, no estoy bien vista. Pocos son los que me aguantan con estoicismo. También es cierto que soy proclive a la hipocresía, me explico, muchos presumen de llevarme bien, de soportarme, pero un 99% de las veces mienten. Se aprenden frases hechas para soltarlas en reuniones y quedar estupendamente, pero mienten.

Soy peor que la muerte, lo reconozco.

Me transformo en fealdad, incluso en rostros y cuerpos que poseyeron belleza.

Muchos son los que luchan contra mí blandiendo armas que pueden pagar, o no.

La muerte es pintada con la guadaña, con una capa negra y muy tenebrista.

Lo mío es un poco a poco, un pequeño cuchillo con el que voy quitando de allí y poniendo acullá y transformando en algo irreconocible.

Provoco que muchas gentes dejen de lado los espejos, que se convierten en su peor enemigo.

Con ese pequeño estilete voy esculpiendo arrugas, grietas, manchas, surcos, rictus, verrugas.

Yo no siego la vida de un plumazo, la voy menoscabando, la deslustro.

Y sí, lo reconozco, también voy asentando enfermedades.

Soy una ladrona, lo asumo; robo hidratación en los cuerpos, colágenos, frescura, vitalidad y marchito, ajo. Muchas veces me quedo con las memorias y dejo vuestros cerebros un tanto descolocados, fallidos.

En fin, que jodo a la gente, es mi labor y me divierte que me lleven como un estigma.

Me ofende como ya he dicho que no se escriba sobre mí, o que solo me dediquen unas pocas líneas, como de “consolación” jaja una paradoja puesto que yo no consuelo precisamente a nadie.

No entiendo este desprecio hacia mí, puesto que soy el preludio, quien os conduce irremediablemente y os posa ante las plantas de la ilustre dama, la muerte.

No engaño a nadie, al igual que sabéis que vuestro fin es morir, debéis preparaos para darme la bienvenida puesto que normalmente voy antes que la señora de la guadaña, salvo raras excepciones en que la dama de negro se adelanta y se queda con cuerpos aún briosos, pero no nos engañemos, lo normal es que yo la preceda.

Me debéis respeto ya que soy una artista que esculpo y deformo rostros y cuerpos con más oficio que Miguel Ángel, Benvenuto Cellini o Donatello.

Espaldas erguidas sucumben a mi cincel y las hago curvas al igual que curvo las barrigas. Dejo caer pechos, culos y tripas. Reblandezco pieles, hurtando su firmeza.

Algunos dicen que tengo algo bueno...no sé. Posiblemente quieran convencerse de ello jaja.

Las piezas bucales se van quedando en el camino y me hago collares con dientes y muelas que algún día vistieron y arroparon encías.

No voy a seguir hablando de mí, y aunque estoy segura que alguno de vosotros sabe quién soy, permitid que me presente como es debido...

Soy la vejez y sé que me despreciáis...pero peor para vosotros.

Asumid de una vez que os voy a poseer, cuanto antes os hagáis a la idea, mejor.

Ya podéis gastar una fortuna, que tarde o temprano, vosotros sucumbís, y yo, gano.

Nieves Angulo ©

Lea toda la publicación »

La esclavitud

Publicado 23/09/2016

Nieves Angulo, nangulo.es, http://nieves-angulo.blogspot.com.es/, esclavitud, ignorancia, racismo, masacres, sexualidad, violación, negros, cimarrón, mujer, hombre, odio.

 

Casualmente los dos últimos libros que he leído, como fondo de la trama, tocaban el tema de la esclavitud.

He sentido asco, sí, asco, hacia esas personas (por denominarlas de algún modo), que trataron y siguen tratando a otros seres humanos como inferiores.

Sigo sintiendo repulsión por los que intentaron e intentan robar la esencia, la estima y la dignidad a otras gentes, debido a su color de piel.

Siento un rechazo infinito por aquellos que les arrebataron y arrebatan la libertad y en muchas ocasiones la vida. ¿Quién les da derecho a ejercer una superioridad que no existe nada más que en su cruel mentalidad y en su enfermo cerebro?

A mis ojos, esta gentuza no vale, no han valido nunca, son menos que nada, están muy por debajo de aquellas personas a las que consideran insignificantes.

Una alimaña es más necesaria y tiene para mí más valor que estos esclavistas.

A mis ojos, no merecen ser considerados como humanos, son cobardes, ignorantes y malvados.

Me hace sufrir y mucho, el pertenecer a la misma especie que estos cafres.

Solo el género humano es capaz de causar tamañas atrocidades a entes de su misma ralea. De comerciar con ellos como si se tratara de mercancia, de artículos de usar y tirar.

Los hombres como mano de obra gratis y las mujeres ademas de mano de obra gratuita, eran y son utilizadas como objetos sexuales, "calientapies", como se las denominaba y se las denomina; para que estos bárbaros, estos opresores pudiesen o puedan dar salida a sus más bajos y depravados instintos.

Desde que tengo uso de razón me han inculcado que la venganza es mala, que el "ojo por ojo y diente por diente", no tiene cabida en un corazón bondadoso.

Con los años y la experiencia he comprobado que esto no es del todo cierto; la sociedad nos ha ido imbuyendo o al menos lo ha intentado, ciertos comportamientos quizá para hacer desaparecer nuestros instintos, nuestros impulsos, para que no busquemos justicia del modo que sea o que necesitemos.

Cada uno debe tomar medidas a sus escalas de valores.

Admiro a los cimarrones, a aquellos esclavos que se rebelaron, que se refugiaron en las montañas en busca de su libertad, de justicia y porqué no, de venganza.

Estos dos libros me han conmovido hasta lo más recóndito. Os dejo los títulos de ambos libros: "El libro de Emma" y "La sucesora".

 

Nieves Angulo ©

 

Lea toda la publicación »

En apenas tres minutos

Publicado 01/09/2016

 

N.Angulo, nangulo.es, blogspot, divagar, amanecer, naturaleza, planeta, belleza, armonia, sentimientos, felicidad, cielo, sol, tierra.

Esta orgía de luz y color dura apenas tres minutos, pero qué tiempo más sublime, qué vivido, qué disfrutado, amigos míos.

Hoy eran las 07:30 de la mañana cuando me he asomado a la ventana de mi dormitorio a esperar anhelante, como quien espera la primera cita con un nuevo amor, a que se produzca la magia.

He mirado el horizonte y he observado como el cielo, antes oscuro, apenas se cubre  poco a poco de un tímido y precioso color azul pálido con manchas rojas, como si un artista las hubiese plasmado ahí, al tun tun.

Y comienza el festín matinal y veo como asoma una franja naranja muy brillante. Hay veces que forma una perfecta línea horizontal, pero hoy era perpendicular, depende de las caprichosas nubes que manchan el cielo y cubren por momentos al astro rey.

Esa raya se va haciendo más y más grande a medida que pasan las milésimas de segundo y va transformándose, primero en una media naranja y luego en un perfecto círculo muy parecido a un exquisito queso de bola.

También el color cambia y pasa de un naranja con reflejos rojos a un tono amarillo que no pierde el brillo ni por un instante.

Apenas tres minutos que me hacen desear vivir 24 horas más para contemplar de nuevo esta obra de arte, que me ofrece la vida de manera gratuita.

Apenas tres minutos que me hacen sonreír y pensar que ojalá esta felicidad que siento fuese eterna.

Me deleito en esa belleza sublime hasta que mis ojos ya no soportan más esa fuerza solar.

El sol se expande y va perdiendo su forma circular y perfecta mientras va diseminando sus rayos.

Apenas tres minutos y me vuelvo a la cama a ver si robo una hora más de sueño, pero es imposible, no me relajo y al final tomo el libro de la mesilla de noche y leo hasta que el estómago reclama un poco de alimento, entonces, me incorporo y me voy a la cocina para preparar el desayuno.

Son apenas tres minutos, que me llenan de energía y me dan un poco de felicidad y esperanza hasta un nuevo amanecer.

Nieves Angulo ©

 

Lea toda la publicación »

Desperdicio de alimentos

Publicado 31/08/2016

N.Angulo, nangulo.es, blog, artículo opinión, tomatina, alimentación, Cáritas, desperdicio alimentos, Cruz Roja, comedor social, despacho de alimentos, festejos, Buñol, España, tradición.

 

Todos los años por estas fechas denuncio a través de las redes sociales, de mis propios blog y web, el desperdicio de tomates que se lleva a cabo en la fiesta de la tomatina en Buñol; festejo este que dio lugar a una supuesta "tradición popular" de escaso interés cultural.

Buñol pertenece a Valencia, una de las regiones más afectada por la sequía y sobre todo en verano donde hay muchos pueblos con escasez de agua.

Unos dicen que se emplean tomates no aptos para consumo. Me da la risa; todos los tomates son actos para consumo a no ser que estén podridos y por supuesto los tomates empleados en la tomatina no estás estropeados, ni mucho menos.

Los tomates más maduros para hacer salsa de tomate, gazpachos, sofritos, sopas y un largo etcétera y los más enteros para ensaladas, por ejemplo.

De media se desperdician unas 150 toneladas de tomates que luego hay que limpiar con agua (miles de litros), ese bien tan escaso por esos lares.

¿Cuántas personas podrían alimentarse con estos tomates que se van por las cloacas?

¿Cuántas entidades como cualquier comedor social, despachos sociales de alimentos, Cáritas o Cruz Roja podrían repartir entre los más desfavorecidos estos tomates?

Amigos, con este festejo y unos cuantos vergonzantes más, pongo en duda que España sea considerado un país del Primer Mundo.

Toda mi repulsa hacia este tipo de celebraciones donde se malgastan, derrochan y desaprovechan alimentos o se maltratan animales.

No en nombre de la cultura, no en mi nombre.

Nieves Angulo ©

Lea toda la publicación »

No esperes imposibles

Publicado 30/08/2016

N.Angulo, nangulo.es, blog, opinión, artículo opinión, mentiras, engaños, sociedad, España, amor, amistad, familia, reyes magos, desengaños, dolor, depresión.

 

Sé que la mayoría de las personas que leéis lo que publico por estos mundos virtuales sois gente adulta y curtida en mil y una batallas. Por eso entenderéis parte de lo que voy a escribir y algunos os sentiréis hasta identificados con mi forma de divagar.

¿Os dais cuenta que desde que nacemos nos engañan?

¿Os dais cuenta que nos enmascaran las verdades haciéndonos crear esperanzas que luego resultan ser falsas?

Que si los reyes magos.

Que si el mundo se creó en unos días por un ser superior y benévolo.

Que si el amor es eterno.

Que si nosotras somos princesas a la espera de un príncipe que es lo que merecemos.

Que si ellos deben esperar a la mujer ideal, tan ideal como mamá.

Que si el poder de la amistad es intocable,  duradero y por supuesto leal.

Que si la familia es todo amor y fidelidad a toda prueba que no falla nunca.

Y entonces creces y se te cae el alma a los pies cuando descubres una de las primeras mentiras y sabes que los reyes magos no existen y son tus padres los que hacen magia y con más o menos esfuerzo te regalan todos los años lo que has deseado y lo que ellos creen que necesitas.

Y ves que esta mierda de mundo no lo pudo crear un ser superior  y mucho menos benévolo.

Según te vas haciendo adulto esperas que parte de lo que te dijeron de niño se vaya cumpliendo.

Descubres que nada es eterno y mucho menos el amor.

Esperas al príncipe azul que te prometieron hasta que te sale un callo en las posaderas. Ellos tampoco encuentran a la mujer ideal que les aseguraron que estaba por ahí, aún por descubrir.

Tus amigos se han ido quedando por el camino y ninguno resultó ser tan leal como te dijeron que sería. Por supuesto has ido evolucionando y la mayoría se han quedado atrapados en el pasado o bien evolucionan de otro modo diferente, por lo tanto no hay quien pueda sustentar esa amistad, aunque se intente.

La familia te ha “jodido”, te ha decepcionado una y cien veces más. Les has dado “cuartelillo” y oportunidades…al fin y al cabo es la familia; hay que amarla por encima de todo. Hasta que te cansas de soportar todas las perrerías y decides que aparte de haber nacido por el mismo sitio, pocas cosas tenéis en común.

Entonces te sientes frustrado. Sientes que has fallado. Empiezas a dudar si eres una persona “normal”. Crees que has fracasado.

Pero no, ni vosotros ni yo hemos fracasado, simplemente hemos creído las mentiras que nos contaron. El fracaso es de este sistema , de esta sociedad que se basa en mentiras y hace que los pilares que debían sustentarnos, sean unos finísimos palillos que no sujetan nada, que no pueden sostener nuestro día a día.

Cuando comprendes esto, haces las paces contigo mismo y dejas de esperar imposibles y te preparas para dar la bienvenida a lo que sea que llegue, mientras no te haga sufrir más de lo necesario.

Vas viviendo jornada tras jornada al mismo ritmo de tu respiración.

Nieves Angulo ©

Lea toda la publicación »